Archivo de la categoría: Juan Estadella

JUAN ESTADELLA

Juan Estadella es una de las figuras más relevantes en el panorama de la astrología, y no solo en España, pues ha publicado sus artículos en revistas especializadas de diversos países. Creo que no es exagerado decir que ha indagado en el mundo de la astrología desde todos los ángulos posibles. Primero como alumno de Adolfo Roca, que fue el que le introdujo en esta disciplina; después en su consulta, ya que incluso asesora a algunas empresas por sus conocimientos en astrología empresarial; también en su faceta como divulgador, a través de conferencias, cursos o seminarios; o como miembro de asociaciones y fundaciones dedicadas a la astrología. Pero quiero subrayar su trabajo como escritor, por el que ha plasmado sus investigaciones en varios libros.

En definitiva, una amplia biografía. De la que podrán informarse mucho mejor desde su propia página web: http://www.juanestadella.com/

Allí también encontrarán un listado con todos los libros que ha publicado hasta la fecha. Dos de ellos pueden descargarse gratuitamente. Recientemente he tenido el placer de leer uno de estos dos libros gratuitos, que lleva por título “La Era de Acuario”. Libro en el que su autor especula sobre cómo nos afectará, y nos está afectando ya, la llegada de dicha Era, que él sitúa sobre el año 2100. Pero sugiere que, 200 años antes y después del mencionado 2100, las influencias de Piscis y Acuario se mezclarán.

Como aficionado a la astromundial, el tema me ha parecido muy sugerente. Tanto, que tuve el atrevimiento de proponerle una entrevista sobre esta cuestión, para los lectores de este humilde blog. Y para mi sorpresa, el Señor Juan Estadella tuvo la amabilidad de aceptar.

Seminario-sobre-Astrologia-Empresarial-en-Mexico-2011

Juan Estadella – Seminario sobre Astrología Empresarial en México (2011)

 

Pregunta: En el libro explicas que sobre el año 1900 ya empezaron a notarse los efectos de la Era de Acuario. Y mencionas de pasada la conjunción entre Neptuno y Plutón de aquella época, pero sin explicar nada sobre la misma. Me quedé un poco con curiosidad por saber tu opinión sobre ese aspecto, y el ciclo entre dichos planetas. ¿Podrías darnos alguna pincelada sobre esta cuestión?

Estadella: Bien, de hecho en 2011 (Congreso Ibérico, Barcelona, España) presenté una ponencia de nombre “El ciclo Neptuno-Plutón y la Era de Acuario”, donde justamente exponía la inserción de este gran ciclo en la nueva era. A mi juicio, este engarce es importante por la modulación y el ritmo que el ciclo en cuestión ha imprimido en los primeros compases de la Era de Acuario. Este solape astrológico ha sido importante por la activación que ha supuesto justo al inicio de la Era de Acuario. En cuanto al ciclo Neptuno-Plutón, que se renovó allá por 1891 en el signo de Géminis (importante matiz cualitativo), podemos decir que enmarcó a la sociedad del momento en un contexto global determinado. La humanidad asistía entonces a toda una serie de adelantos científicos que transformarían a la sociedad de la época: la turbina de vapor, los primeros planeadores capaces de transportar a un hombre, los dirigibles, el motor diesel, la radio, la cinematografía o los rayos X. Y no sólo a nivel científico y tecnológico hallamos acontecimientos importantes, sino también en otros niveles: Sigmund Freud, creador del Psicoanálisis, publicó La Interpretación de los sueños en 1900 y revolucionó a la sociedad con sus teorías sobre el inconsciente y otras más. Asistimos también a una renovación espiritual: el teosofismo, elemento esotérico de antiguas doctrinas ocultas, es puesto de actualidad por H. P. Blavatsky. Incluso la astrología renace en este período, de la mano de Alan Leo, Paul Choisnard y otros autores. No es fácil discernir dónde empieza y acaba la influencia del ciclo Neptuno-Plutón en la ya incipiente Era de Acuario. Es difícil establecer una delimitación en los efectos de dicho ciclo, pues en algunos puntos parece fundirse y confundirse con las señales de la nueva era. Sea como sea, esta singularidad astro-histórica ha adelantado y acelerado la percepción y la misma realidad del cambio y del paso a otro tipo de sociedad, la que imperará en los próximos dos milenios.

Pregunta: Me ha llamado la atención que relaciones la música jazz con la Era de Acuario, por la cercanía de los inicios de este género musical con el año 1900. Ciertamente, la famosa improvisación del jazz tiene mucho de Acuario. Pero al leerlo, no pude evitar pensar en otra clase de música, la llamada música electrónica, elaborada por ordenador, sonando en grandes espacios donde las masas son hermanadas por “nuevos” ritmos tribales, al mismo tiempo que se consumen sustancias como el alcohol, elaboradas mediante procesos químicos… ¿no suena todo esto también a Acuario?

Estadella:Sí, claro, es algo puramente acuariano. Y ya que mencionas este punto, a nivel general la popularización o masificación de la música es otro fenómeno típico de la nueva era. Al fin y al cabo, antes la música la disfrutaban mayoritariamente las clases altas.

Pregunta: En una parte de tu escrito mencionas los Reality Shows, sugiriendo que estos son también fruto de la proximidad con el año 2100. Me ha parecido una forma sutil de insinuar que, durante la Era de Acuario, existe el peligro de que llegue a desarrollarse una sociedad de alguna forma parecida a la que describió George Orwell, en su obra más universal, “1984”. ¿Es así, o es demasiado interpretar de tus palabras?

Estadella: Es una posibilidad real. Podríamos ganar libertad colectiva a costa de la libertad personal. No hay que olvidar que es lo que primará en la nueva era. La prioridad será el grupo, el colectivo, la sociedad, no el individuo mismo. Sin embargo, los cambios legislativos, sociales o personales, se harán de forma acompasada y todo confluirá y se sintonizará de acuerdo con el leit motiv de la Era de Acuario. Por ello, al hombre del siglo XXII no le supondrá ningún esfuerzo esta adaptación paulatina, pues estará respirando el mismo aire acuariano. Al contrario, le sorprenderá la falta de control, la desigualdad y la excesiva libertad del hombre del pasado. Para mí, es triste, pues algunos de los elementos acuarianos son claramente desacertados cuando se aplican al ser humano. Con todo, es algo puramente subjetivo y, con respecto a los tiempos futuros, yo soy un hombre del pasado, así que no estoy obligado a entenderlo, por decirlo de alguna manera.

Pregunta: Siguiendo con la pesadilla orwelliana, las famosas redes sociales recuerdan también un poco esta idea del Gran Hermano, que podía vigilar a todos sus súbditos, gracias a los avances tecnológicos. No sé si compartes esta inquietante impresión, o si esto tiene algo que ver con la ausencia de estas redes en tu web.

Estadella: Las llamadas redes sociales son, ciertamente, otro fenómeno genuinamente acuariano. De hecho, todos lo que usan Twitter, por ejemplo, se vigilan ellos mismos. También los teléfonos móviles, que nos obligan a estar localizados y disponibles permanentemente, o el mismo Facebook… De hecho, desde que escribí mi libro sobre la nueva era esto se ha intensificado y acelerado. No estoy en contra del uso de las redes sociales, pues forman parte de los nuevos tiempos. Pueden usarse inteligentemente si enriquecen nuestra vida personal o profesional, pero a menudo nos convertimos en esclavos de ellas. ¿Qué sentido tiene tener 4.000 “amigos virtuales” en Facebook? Creo que es mejor tener 3 amigos reales de verdad, con los que puedas tomar un café. Y si están lejos, usaapropiadamente la tecnología acuariana de Skype, por ejemplo, y habla con ellos. Yo lo hago. Pero me parece ridículo enviar un tweet para decir algo así como “voy a lanzarme a la piscina” o “me dispongo a comer una hamburguesa doble con queso en…”. Y lo mismo pienso de las conversaciones vacías de Facebook, que nos roban tiempo y nos convierten en verdaderos escaparates ambulantes. El ser humano pierde “magia” y atractivo con este fenómeno. Hasta el Sócrates de ayer nos parecería hoy superficial y banal si le siguiéramos constantemente en Facebook y Twitter… Pero bueno, yo mismo puedo utilizar las redes sociales en cualquier momento si a nivel profesional es necesario. Pero de forma limitada, sólo en el ámbito profesional y sin ceder libertad o privacidad en lo personal. Me gusta sentirme libre y no estar pendiente de un teléfono móvil que parece seguirme allá a donde voy ni de un Tweeter que vaya marcando mis pasos o mis pensamientos del momento. Me gusta perderme yo solo en cualquier momento del día, en cualquier parte, sin que nadie me controle. Y no voy a renunciar a eso. La verdad, si yo mismo tuviera una cuenta activa en FB, Twitter, móvil conectado todo el día y todo lo demás, no tendría tiempo ni de escribir, ni de estudiar ni quizá de viajar y vivir la vida de verdad, en la calle, de primera mano. En suma: un cuchillo puede servir para cortar y ser útil, pero también puede convertirse en un arma mortal. De nosotros depende el aprovechar los adelantos tecnológicos de manera provechosa y no de forma caprichosa y vacía.

Pregunta: Comentas también que, conforme nos vamos aproximando al inicio de la Era de Acuario (año 2100), las monarquías van a ir desapareciendo poco a poco. En España esta cuestión está muy de actualidad, por eso creo interesante preguntarte si tienes algún pronóstico sobre la monarquía española en particular.

Estadella: No lo he estudiado. Como bien dices, estoy convencido de que toda forma de monarquía o imperio desaparecerá paulatinamente y de forma irreversible conforme nos adentremos en la nueva era. De hecho, en el siglo XX ya han pasado a mejor vida muchas dinastías monárquicas o imperiales. Otra cosa es cuando una monarquía en particular se extinguirá. Tengo muy claro que, por ejemplo, la carta natal de Guillermo de Inglaterra, el hijo del Príncipe Carlos, es la carta típica de un rey. Al igual que otros reyes ingleses del pasado, como Jorge V o Jorge VI, tiene a Júpiter exactamente en el Mediocielo. Sin duda, astrológicamente hablando, Inglaterra seguirá existiendo como monarquía en las siguientes décadas. Ahora bien, con respecto a España, no está tan claro. Sería necesario un estudio a fondo, pero a priori las cartas natales de los futuros herederos no muestran señales astrológicas inequívocas que permitan entrever que ejercerán como monarcas. La carta natal de Juan Carlos I refleja bien su rol como monarca: tiene a Júpiter en X, cerca del MC, en Acuario (un rey “moderno”). En la de su hijo Felipe, es menos evidente, pero sin negar la posibilidad totalmente. Es posible que llegue a ser rey, pero lo de mantener la corona a largo plazo, ya es otra cosa. Y en la carta de la primogénita de éste, Leonor, en teoría la futura heredera, las señales son mucho más débiles, lo que compromete el papel que, en teoría, le reserva la historia. Con todo, habría que estudiarlo a fondo antes de pronunciarse en firme sobre la no continuidad de la monarquía española.

Pregunta: Otro tema muy de actualidad es la crisis económica, y como experto en astrología empresarial era casi obligado preguntarte sobre la misma. Porque además, en tu libro hablas mucho del Estado del Bienestar. Afirmas, o eso creo haber entendido, que el modelo económico de los países del norte de Europa será el que acabará implantándose durante la Era de Acuario. Sin embargo, muchos gobiernos están recortando en educación, sanidad, alargando la edad de jubilación, etc. Por tanto, en relación con el siglo XXI, ¿sigues pensando lo mismo?

Estadella: Totalmente, no cambio mi discurso ni un ápice. Los recortes actuales, el proceso involutivo al que asistimos en relación al llamado Estado del Bienestar, es algo puramente circunstancial, un paso hacia atrás para coger impulso. La crisis económica demanda una reestructuración profunda del sistema. Austeridad y mayor control en el gasto son imprescindibles para poder crecer, según las tesis de la Unión Europea. El efecto no será inmediato y tendrá costes sociales, pero es la apuesta europea (especialmente alemana) contra la recesión, en contraposición al modelo de recuperación norteamericano, más partidario de seguir elevando el nivel de gasto, aumentando la inversión. La verdad es que las políticas keynesianas del pasado hoy son de difícil aplicación, justamente debido a la enorme deuda acumulada. Soy astrólogo, no economista, pero me parece que es más sensata una solución en la que coexista una cierta austeridad y control presupuestario y una política inversora pública fuerte e inteligente, que supla, momentáneamente, la débil inversión privada. Posibles fórmulas para solucionar la crisis aparte, tarde o temprano llegará la recuperación, y la nueva era, con lo que conlleva a nivel de carga acuariana, no va a permitir las desigualdades del pasado. Es algo irreversible. Incluso en los Estados Unidos, el paradigma del capitalismo puro y duro, ya están cambiando las cosas.

Pregunta: Pero lo que más me ha llamado la atención, es que sugieres que en la Era de Acuario llegaremos a un Gobierno Mundial, con una moneda común para todos los estados, un solo ejército, etc. En definitiva, que toda la humanidad formará parte de un solo país. ¿Significa esto que la posibilidad de que aparezcan nuevos estados, como podría ser el caso de Escocia, de Québec, o el de la misma Cataluña, es improbable?

Estadella: Aparentemente, es una incongruencia en los nuevos tiempos, en la nueva era. Pueden ser los últimos coletazos de viejas ideas del pasado o señales incipientes de nuevas fórmulas del futuro. En cualquier caso, el modelo del futuro creo que será más cercano, a nivel de organización y administración territorial, al de las ciudades-estado del pasado. Es posible que perdure el concepto de nación o región, pero perderá mucha fuerza. A nivel estrictamente individual creo que la identificación, a la larga, será más a nivel de ciudad-estado o área urbana común, en la que se comparte un espacio físico, más allá del marco cultural o idiomático, algo más propio de una región o nación. Y por supuesto, teniendo como referente el marco global, llámesele gobierno mundial, moneda única o idioma único, que será lo que prevalecerá.

Pregunta: Una última cuestión. Tengo entendido que en el mes de noviembre participarás como ponente en el III Congreso de Astrología “La Nueva Era de Acuario”, que se celebrará en Barcelona. Si no es indiscreción, ¿nos puedes adelantar un poco el tema del que hablarás en ese congreso?

Estadella: Mi ponencia se titula: ¿Cómo cambiar nuestro destino con la astrología? Mi visión de la astrología no es determinista, sino más flexible y con la posibilidad de interactuar con nuestro destino. Evidentemente, existe un destino pre configurado, unas líneas maestras más o menos claras, pero por medio de la astrología podemos cambiar nuestro destino; al menos, hasta cierto punto. La única manera de poder variar lo que está predeterminado es precisamente conocer esas tendencias, dominar dichas posibles variables y utilizar determinadas herramientas astrológicas para cambiar nuestro destino. En caso contrario, se reduce nuestro margen de maniobra y perdemos el control de nuestro propio destino. En dicha exposición contemplaré dos posibles vías para interactuar con nuestro destino. A nivel estático, con lo que se llama relocación permanente: cambiar de lugar de residencia, según la técnica de la Astrocartografía y Local Space, y a nivel dinámico, seleccionando el mejor lugar para la renovación de la Revolución Solar. Y algunas ideas, conceptos y técnicas más que mostraré en mi disertación. Aprovecho la ocasión para apuntar que esta será la segunda edición de este congreso (ya va por la tercera edición) en la que participaré. Es un congreso joven, moderno y de carácter anual, que además lleva el nombre de la nueva era. En la última edición asistieron unas doscientas personas y esperamos seguir manteniendo el mismo nivel en cuanto a contenido y público. He dejado de participar en otro importante congreso astrológico nacional por haberse agotado el ciclo o la fórmula en la que se sustentaba y por haber entrado, a mi juicio, en un proceso endogámico peligroso. Así que los nuevos tiempos también demandan nuevos modelos de congresos astrológicos.

Estaremos atentos a lo que allí suceda.

Para concluir, expresar mi agradecimiento por haber aceptado esta entrevista. Espero que se traduzca en un aumento de descargas de tu libro “La Era de Acuario”, que me ha parecido muy interesante. Como también lo son el resto de tus libros y artículos.

A %d blogueros les gusta esto: