Archivos Mensuales: diciembre 2014

Un Pablo Iglesias por siglo

Mi idea era la de no escribir otro post hasta entrar en el próximo año. Pero ya que estamos acercándonos a la navidad, os voy a regalar el aguinaldo.

En mi anterior entrada, os comenté que el final de la Guerra de Independencia Española, en el año 1814, significó, a mi juicio, como un nuevo nacimiento de España. Y que este nuevo nacimiento, como sucede con cualquier otro, siempre desde mi particular punto de vista, marca un destino, unos ciclos que se repiten, unos esquemas, unas pautas, un modelo… como prefieran definirlo. 

 

UN MISTERIO SE PERCIBE EN LA HISTORIA.-

Para percatarse de esto, tampoco es necesario utilizar la astrología. En mi caso, lo hago así en la mayoría de las ocasiones digamos que por “deformación profesional”. Aunque como buen, o mal Géminis, me considero más un eterno aprendiz, que un profesional. Pero uno también se puede dar cuenta de estos ciclos desde otras perspectivas. Por ejemplo, como voy a hacer aquí, desde la historia. Otra de mis aficiones desde niño.

A la mayoría, la historia les parece una aburrida acumulación de fechas y de datos a la que no le encuentran ningún sentido ni utilidad. Pero cuando te das cuenta de que la historia se repite, quizás como a modo de advertencia, de moraleja, de enseñanza, o como prefieran definirlo… ya no parece algo tan aburrido, ni tan lejano. Cobra un sentido, un sentido profundo, que nos conecta con algo que no alcanzamos a comprender bien, pero que es real. Y por todo ello, causa fascinación. A poco que se tenga, pienso, un mínimo de inquietudes y de sensibilidad.

En este sentido, si en mi anterior entrada os hable de un ciclo que se repite en España cada 39 años desde principios del XIX, hoy os hablaré de un ciclo que se está repitiendo, también en España, y también desde principios del XIX, una vez por siglo. Por lo que, esta convergencia de ciclos, parece estar insistiendo en la idea de que, la retirada de las tropas napoleónicas de España, marca un nacimiento, un momento que sigue influyendo, de alguna forma, en el destino colectivo de todos los españoles. Lo queramos ver o no.

O tal vez se trate tan solo de mi agitada imaginación. Pero a continuación narraré los hechos históricos. Los cuales, evidentemente, no puedo inventármelos, por mucha imaginación que tenga. Son una realidad. Cualquiera puede preguntarle a Google por los nombres que voy a dar aquí. Y comprobar así si es o no cierto lo que digo. Se trata de dos figuras históricas que han existido, eso es incontestable. Y de una tercera que existe en la actualidad, eso también es innegable. Esta tercera persona es de sobra conocido por todos, al menos en España. Son personas que comparten un nombre, un apellido, un interés por la política, y un largo etcétera de cosas. Estos son los hechos históricos…

 

LOS TRES PABLOS IGLESIAS.-

Pablo Iglesias, 1814

Pablo Iglesias, 1814

Pablo Iglesias González (1792-1825) pertenecía a una familia de artesanos del Madrid de finales del XVIII. Con el fallecimiento de su padre, durante su juventud, se haría cargo del negocio familiar. Durante la ocupación napoleónica, como militar, y tras los acontecimientos del 2 de mayo, participó activamente en la lucha por la independencia de España.

Algún tiempo después de la contienda, su buena situación económica le permite plantearse la posibilidad de conseguir un puesto como regidor en el Ayuntamiento de Madrid. Se presentó a las elecciones defendiendo las ideas del liberalismo. Ideas que habían surgido tras la Revolución Francesa y la Revolución Americana. Ideas que postulaban valores como la democracia, los derechos humanos, el libre mercado, etc. Ideas un tanto avanzadas para su tiempo. Al menos en España.

Sin embargo, entre 1812 y 1814, la España que luchaba contra la invasión de Francia, se dotó de una constitución liberal, conocida popularmente como “la Pepa”, por proclamarse un día de San José. Pero desgraciadamente, la coronación de Fernando VII como Rey de España, supuso una vuelta al absolutismo, una vuelta a la tradición, al pasado, a valores retrógrados y caducos, que conducirían al declive de España.

Todas estas circunstancias situaban al Pablo Iglesias del siglo XIX en una situación comprometida. Ya que continuó haciendo gala de sus ideales liberales, aun con la instauración de la monarquía absolutista de Fernando VII. No obstante, era militar, y había combatido contra la ocupación francesa. Eso, imagino, debió de servir para protegerle.

Entre 1820 y 1823 hubo una revuelta, una revolución, es el llamado “Trienio Liberal”, por el que Fernando VII se vio obligado a reconocer de nuevo la Constitución de Cádiz, “la Pepa”. Es en esta época cuando consigue su puesto como regidor en el Ayuntamiento de Madrid.

Pero los absolutistas, poco a poco, irían aumentando en partidarios, y fueron tomando de nuevo el control de cada vez más partes del país. Hasta el punto de que Pablo Iglesias termina por refugiarse en Gibraltar, donde funda un movimiento al que llamaron “La Santa Hermandad”, formado por personas de ideología liberal, se dice que influidos por la masonería, y que anhelaban instaurar, de una vez por todas, un sistema democrático y liberal en España. Sistema y valores en los que creían con honda convicción y firmeza.

En 1824 parte desde Gibraltar, en un bergantín, con destino a Almería, con el propósito de liberar a la ciudad andaluza del absolutismo. Y desde allí, al resto del país. El resultado de esta aventura fue desastroso. Pablo Iglesias consiguió huir, pero más tarde fue detenido. Tras un largo proceso, en el que se utilizó a la prensa para demonizarlo, fue condenado a la horca. Sus últimas palabras, según dicen, fueron las de: “¡Victoria o muerte!”. 

A pesar de este triste desenlace, la ideas del liberalismo, que en aquel tiempo eran una novedad en España, llegada desde otras tierras, terminarían por formar parte del sistema político español durante la segunda mitad del siglo XIX. Si recordáis, en la anterior entrada os hablaba del sistema bipartidista español de Cánovas y Sagasta. Sagasta, una de las piezas clave de estos gobiernos, pertenecía al Partido Liberal.

En resumen: el Pablo Iglesias del siglo XIX abrazó unas ideas políticas, a principios de dicho siglo, que llegaban desde otras latitudes. Y luchó por ellas de forma decisiva y combativa. Pero estas ideas no pudieron imponerse hasta la segunda mitad del siglo.

 

Pablo Iglesias, 1914

Pablo Iglesias, 1914

Pablo Iglesias Possé (1850-1925) imagino que es bastante más conocido que el anterior Pablo Iglesias, ya que se trata del fundador del Partido Socialista Obrero Español. Y creo no exagerar si digo que este partido político ha sido clave, en España, durante la segunda mitad del siglo XX, y lo que llevamos del siglo XXI. Como el liberalismo lo fue en la segunda mitad del XIX, y la primera del XX.

Dicho lo cual, Pablo Iglesias Possé también perdería pronto a su padre. Pero su situación económica sería más complicada, hasta el punto de que fue internado en un hospicio. Curiosamente, con el nombre de “Santo Rey Don Fernando”… Lo digo por Fernando VII, y el anterior Pablo Iglesias.

Durante su juventud, trabajó como tipógrafo en una imprenta. Sus escasos recursos económicos le obligan a ser autodidacta en su formación. En 1870 sus compañeros de trabajo lo eligen como delegado para el consejo local de la Asociación Internacional de Trabajadores.

En su actividad sindical, me llama la atención que un 2 de mayo sufre una redada contra actividades sindicales, en un Café en el que se llevaba a cabo una reunión entre camaradas. Por razones que no creo necesario explicar, para el anterior Pablo Iglesias, la fecha del 2 de mayo también sería significativa.

De esta época, me llama también la atención que sea, precisamente, el liberal Sagasta el más firme opositor de las organizaciones obreras. Es paradójico, o al menos a mi me lo parece, que en ese momento los liberales se comporten con los socialistas, como los absolutistas se comportaron con los liberales, algunas décadas antes. En definitiva, Pablo Iglesias Possé sufre persecuciones, encarcelamientos, críticas feroces en la prensa, etc, debido a sus ideales políticos. Como lo sufrió también el anterior Pablo Iglesias.

En cualquier caso, más adelante, y nuevamente un 2 de mayo, el de 1879, funda el PSOE. Un 12 de mayo de 1886 funda la revista “El Socialista”. La primera manifestación del 1 de mayo en España, fue encabezada por Pablo Iglesias… Da la impresión de que el mes de mayo es clave en ambos casos. Con los dos Pablos Iglesias del pasado, y con el del presente, como imagino que ya sabrán. Y además, en los dos casos del pasado, la fecha del 2 de mayo parece ser especialmente importante.

Otro paralelismos con el Pablo Iglesias del XIX fue que en 1905 es elegido como concejal en Madrid. Más adelante, en 1910, consiguió un escaño en el Congreso de los Diputados. En los años siguientes, el PSOE fue aumentando en diputados. Así y todo, en aquel tiempo era un partido minoritario, y que tenía que hacer frente a muchos obstáculos. No sólo por enfrentarse a los gobiernos liberales y conservadores de aquel momento, también por las divisiones internas.

A principios de los años 20, el grupo más a la izquierda del PSOE se aleja del partido de Pablo Iglesias, y fundan el Partido Comunista de España. Esto coincidió también con un empeoramiento en su salud, que iría poco a poco agravándose, hasta su fallecimiento en 1925. Exactamente 100 años más tarde de la muerte de Pablo Iglesias González.

 

Pablo Iglesias, 2014

Pablo Iglesias, 2014

Y así llegamos hasta nuestro Pablo Iglesias, el del siglo XXI. Pablo Iglesias Turrión nace un 17 de octubre. Ya, de entrada, esto me parece llamativo. Porque el nacimiento del anterior Pablo Iglesias, el del siglo XX, se da un 18 de octubre.

(Hago una pequeña corrección a 9 de diciembre, un día después de publicar esta entrada: el astrólogo Eduardo Castellanos, vía facebook, me ha comentado que Pablo Iglesias Possé nace, en realidad, un 17 de octubre. Y que la confusión se debe a que fue bautizado el día 18. Es decir, los dos Pablos llegan al mundo en un día 17 de octubre).

Como en los dos casos anteriores, Madrid es la ciudad en la que se desenvuelve. Aunque en el caso del fundador del PSOE, hay que aclarar que llegó a Madrid en su infancia, pero que era de origen gallego. 

También, como en los dos casos anteriores, nuestro Pablo Iglesias muestra desde joven un gran interés por la política. De hecho, no creo descubriros nada si os digo que es profesor en ciencias políticas, en la Universidad Complutense de Madrid. Además, es licenciado en Derecho, por la misma universidad.

El 15 de mayo del 2011, diversos colectivos deciden acampar en la madrileña Puerta del Sol para manifestar su rechazo, y su hartazgo, ante el actual estado de cosas en España: crisis, paro, desahucios, corrupción, etc. Este movimiento surge de forma espontánea, y carente de ningún liderazgo. Con el tiempo, todo esto va derivando en la aparición de diversas formaciones políticas. La que ha cobrado un mayor protagonismo, sin duda, es la liderada por Pablo Iglesias, Podemos. Formación política que, en sus inicios, parece estar vinculada ideológicamente con ideas que llegan desde Iberoamérica. O así ha sido retratada en los medios. Sin embargo, últimamente afirman inspirarse en la socialdemocracia de los países del norte de Europa.

Subrayo esto último, porque los dos Pablos Iglesias anteriores también se inspiraron en ideologías llegadas desde otras latitudes. En el siglo XIX desde Francia; y en el siglo XX, la inspiración fue la de Marx y Engels.

Sobre los medios de comunicación, es curioso observar cómo, todos los Pablos Iglesias aquí mencionados, han sido criticados ferozmente por la prensa española de su tiempo. Pero también que, si el Pablo Iglesias del siglo XX participó y fundó revistas y periódicos, el Pablo Iglesias del siglo XXI participa y crea programas de televisión.

Creo interesante también comentar que hace poco más de un siglo, el anterior Pablo Iglesias, consiguió su acta como Diputado en las Cortes. Y todo parece indicar, que un siglo más tarde, el actual Pablo Iglesias también conseguirá ser Diputado en las Cortes. Accediendo además, como en el caso anterior, liderando una nueva formación política. En cualquier caso, esto mismo ya se ha producido en el Parlamento Europeo. Como digo, poco más de un siglo después. Aunque por razones obvias, el anterior Pablo Iglesias no pudo ser Diputado en ningún Parlamento Europeo. Pero si que participó activamente en organizaciones socialistas internacionales.

Otro punto interesante puede ser el comentar que con el Pablo Iglesias del siglo XIX leí que pudo tener alguna vinculación con la masonería. De todas formas, creo que eso tampoco era algo extraordinario de observar en el siglo XIX. Desconozco si existe alguna pista en este sentido sobre el fundador del PSOE. Pero sobre el actual Pablo Iglesias si que he leído también alguna información que lo relaciona con la masonería. Aunque confieso que son informaciones a las que no les doy tampoco demasiado crédito, pues suelen aparecen en blogs conspiranoicos. De esos en los que se afirma que, todo el que sale en la tele, o es masón, o satánico, o reptiliano, o todo a la vez. Si alguien tiene información seria al respecto, sobre el fundador del PSOE y el de Podemos, tiene este blog a su disposición si quiere compartirla.

Y bueno, de momento, creo que poco más se puede añadir. Como en los dos casos anteriores, funda un movimiento político, que está siendo muy contestado por la clase política que viene dirigiendo el país en las últimas décadas, que esta crítica se refleja ferozmente en los medios de comunicación. Y que parece existir cierto temor ante las ideas de Pablo Iglesias, que se perciben como muy diferentes a lo existente.

 

CONCLUSIONES.- 

En definitiva, hay personas en las que se hace muy evidente y palpable la existencia de una predestinación, de una misión que cumplir, de una llamada a la que no podrá dejar de atender, y a la que enfrentarse. Personalmente, pienso que en todos existe, en mayor o menor medida, cierto grado de predestinación en nuestras vidas. Pero hay veces en que esto se hace, como digo, muy evidente. Y aparecen personas que inspiran un aura que podría definirse casi como mesiánica, y de sacrificio personal. En pos de un ideal, que dará sus frutos tiempo más tarde.

Pero en resumen, ¿qué tenemos aquí? Tenemos que, desde el siglo XIX hasta nuestros días, al inicio de cada siglo, surge una persona que se llama Pablo, y que para más señas, su primer apellido es Iglesias. El Pablo Iglesias de turno, se interesa de forma muy intensa por una ideología que, en su tiempo, se topa con la oposición de los poderes dominantes en España. Tanto es así, que en todos los casos sufren una feroz crítica en la prensa. En el caso de los dos Pablos anteriores, incluso, sufren encarcelamientos y persecuciones políticas.

Añadir también que, en todos los casos, el mes de mayo tiene una especial relevancia. Y en el caso de los dos Pablos del pasado, especialmente el día 2 de mayo.

Cara al futuro, esto nos sugiere que, en la actualidad, Pablo Iglesias no se convertirá en Presidente del Gobierno, como sugieren algunas encuestas. Pero que su formación política irá, poco a poco, in crescendo. Aunque con muchas dificultades durante la primera mitad del siglo XXI. Sin embargo, lo sucedido con los dos Pablos Iglesias del pasado, augura un gran porvenir para la formación política del actual Pablo Iglesias, Podemos, durante la segunda mitad del siglo XXI. En el que podría llegar a desempeñar un papel clave, y formar parte de gobiernos, en las décadas del 70, 80 y 90. Y también en las primeras décadas del siglo XXII.

Siglo XXII en el que volverá a surgir una persona que se llamará Pablo Iglesias, que se sentirá atraída, y liderará, un nuevo enfoque o ideología política, inspirada en líderes de otras latitudes. Esta nueva forma de ver las cosas chocará con los círculos de poder, en la España de principios del siglo XXII. Círculos de poder en los que el Podemos de entonces formará parte. Pero esta nueva ideología terminará por alcanzar el poder a finales del siglo XXII… y así sucesivamente, hasta Dios sabe cuándo. 

Espero que os haya gustado mi aguinaldo. Si queréis darme el vuestro… donativos. O si lo preferís, podéis convertir esta entrada en trending topic. Aunque también podéis darme carbón con vuestros comentarios, o con vuestra indiferencia. O incluso hablando de este tema sin mencionar este blog, en algún programa de radio dedicado al misterio, y algunas semanas después de esta publicación. Lo que veáis más conveniente. 

Las Crisis de los 40 de España

El pasado 20 de noviembre, los medios de comunicación se hicieron eco del fallecimiento de la Duquesa de Alba. En los días siguientes, no fueron pocos los que se percataron de una curiosa “coincidencia”, en relación con el 20 de noviembre y con la historia de España.

Exactamente 39 años antes, año 1975, y otro 20 de noviembre, fallecía el General Francisco Franco, el Jefe del Estado español en aquel momento. Y 39 años más atrás, en 1936, y también un 20 de noviembre, José Antonio Primo de Rivera fue fusilado en la ciudad de Alicante. José Antonio Primo de Rivera fue el fundador de Falange Española, un partido político con una importante influencia en aquel momento histórico.

En definitiva, tres personalidades que, cuando fallecen, cuentan con una relevante influencia política y/o social en España. Además, en momentos especialmente delicados de la historia reciente de España: la Guerra Civil, la Transición, y la etapa actual de crisis económica. Que coincide además con el final del reinado de Juan Carlos I, y el inicio del de Felipe VI.

En los tres casos, vuelvo a repetir, fallecen exactamente el mismo día, a intervalos de 39 años. Y algo que se repite tres veces, me cuesta verlo como una simple casualidad. Da la impresión de ser una pauta, y que sigue vigente. Pero, ¿desde cuándo?

 

PAUTA QUE SE REPITE.-

Supongo que muchos, al restarle 39 años a 1936, y encontrarse con 1897, un año en el, que yo sepa, el día 20 de noviembre no falleció nadie de importancia política o social en España, debieron de pensar que hasta aquí llego esta cuestión, y santas pascuas. Pero pienso que se equivocan.

1897 es el año en el que fallece el entonces Presidente del Gobierno, Don Cánovas del Castillo, al ser tiroteado por un anarquista. Coincide también con momentos convulsos en la historia de España. Un año más tarde el país entraría en guerra con los Estados Unidos de América. Guerra que terminaría con la pérdida de Cuba, Puerto Rico y Filipinas. Es el llamado desastre del 98.

Si, ya sé que no fue un 20 de noviembre, pero no me negarán que se trata de un Presidente del Gobierno, y que es asesinado 39 años antes de 1936.

Como curiosidad, ya que el tema está muy de moda últimamente, comentar que Cánovas del Castillo, junto con Práxedes Mateo-Sagasta, implantaron el bipartidismo en España, a imitación de la monarquía parlamentaria británica. De ahí la famosa expresión: “de Cánovas a Sagasta, y de Sagasta a Cánovas”.

Pero sigamos. Si retrocedemos 39 años más, llegamos hasta 1858. Tampoco ocurrió nada el 20 de noviembre, que yo sepa. Pero me ha llamado la atención que en aquel año falleciese el aristócrata Don Álvaro Dávila y Adorno. Me ha recordado un poco al reciente fallecimiento de la Duquesa de Alba, pues se trata también de una persona con varios títulos nobiliarios.

Se puede objetar que la Duquesa de Alba, o Don Álvaro Dávila, no tienen tanta repercusión política como en el resto de fallecimientos en esta pauta de 39 años. Pero, al menos en el caso de la Duquesa de Alba, creo que es evidente su repercusión social. Por lo que intuyo que esto mismo pudo darse también con el fallecimiento de Don Álvaro Dávila en 1858.

No obstante, a nivel político, la década de los años 50 del siglo XIX fue inestable y de cambios en España. Es una etapa de pronunciamientos militares, de revoluciones, y de gobiernos que se suceden. Como vamos viendo, esta inestabilidad es una pauta que se repite cada 40 años, aproximadamente.

Lo cual me recuerda, más a nivel personal, a la famosa “crisis de los 40”, que en astrología asocio con el tránsito de oposición Urano-Urano. Por tanto, deduzco que Urano está influyendo notablemente en el destino colectivo de España, debido a una posición destacada en su mapa natal. 

Así que sigamos tirando del hilo, a ver a dónde nos lleva… si las matemáticas no me fallan, 1819 es la siguiente parada inevitable. ¿Qué sucedió entonces? Bueno, no fue un 20 de noviembre, pero si un día 20. El 20 de enero fallecía el Rey de España Carlos IV. Aunque también es cierto que en aquel momento no ocupaba el trono. El Rey lo era su hijo Fernando VII.

Así y todo, vuelve a coincidir con el fallecimiento de una figura relevante en la historia de España, y con un momento realmente complicado de nuestra historia. Fue la época de la ocupación de España por las tropas de Napoleón, y de la independencia de buena parte de Hispanoamérica.

 

LA CARTA NATAL DE ESPAÑA.-

Presa de mi entusiasmo, ante esta asombrosa repetición de fallecimientos de políticos o aristócratas con una importante influencia histórica, coincidiendo con momentos de crisis institucional, cada 40 años aproximadamente, seguí con mi resta. Y así retrocedí con mi excitación hasta 1780.

Pero hasta aquí llegué, mi gozo en un pozo. No encontré ninguna muerte a destacar, ninguna crisis institucional. Y hasta empezaba a oír en mi mente una voz que me decía: “España va bien”. Coincide con la época final y más estable del reinado de Carlos III.

Y si retrocedemos 39 años más, llegamos a 1741, la época de la llamada “Guerra de la Oreja de Jenkins” en la que la flota española en el Caribe se impuso a la británica. El curioso nombre de esta guerra viene de que le cortaron la oreja a un pirata inglés, llamado Jenkins, dándole el mensaje de: “Ve y di a tu rey que lo mismo le haré, si a lo mismo se atreve“.

El caso es que no parece que las cosas fuesen mal para España en aquel momento. Es como si la pauta de los 39 años no funcionase antes de 1819. Pero ¿por qué?

Y pensando en esto, empecé a darle vueltas a los acontecimientos a principios del siglo XIX, hasta que unas palabras aparecieron de forma clara en mi mente. Unas palabras que creo que pueden darnos una explicación: La Guerra de la Independencia Española.

Esta guerra recibe este nombre, obviamente, porque España era un país ocupado por otra potencia. Es decir, creo que se puede decir que España, más bien, no existía. Ya que formaba parte del Imperio de Napoleón. Esta ocupación concluyó con el final de la Guerra de la Independencia, en el año 1814. Y con la independencia de España en ese año, respecto de la Francia de Napoleón.

Por tanto, con su renovada independencia en aquel momento, fue como si España volviese a nacer, por decirlo así. Y en este sentido, parece lógico que la fecha de ese nacimiento siga marcando en el destino global de los españoles. Tanto es así, que 40 años después de la transición, volvemos a vivir una etapa de cambios históricos, como sucedió 40 años antes de dicha transición, con la Guerra Civil. En fin, creo que ha quedado claro que cada 40 años, desde principios del siglo XIX, vamos de crisis en crisis.

Me hubiese gustado indagar más sobre cuándo se dio exactamente esta independencia. Tener un día, y una hora aproximada, con la que poder levantar esta carta. Pero no he tenido tiempo. Así que os animo a que me indiquéis cuál puede ser esta fecha. En esta entrada, o en las redes sociales. Seguro que será interesante de analizar.

 

CONCLUSIONES.-

Una interesante conclusión a la que nos lleva esto, es a que a España, curiosamente, podría estar influyéndole un mapa natal parecido al de las naciones Hispanoamericanas que se independizaron sobre esa misma época. Lo que invita a pensar en un posible destino en común. Que más pronto o más tarde pueda llegar a materializarse en una mayor unión entre estas naciones.

Otra conclusión, quizás la más obvia, es que la próxima muerte de una figura política y/o social se daría en el año 2053. Como hemos visto, puede referirse a aristócratas, a Presidentes, a Reyes, etc. Y que esto coincidiría con una nueva época de crisis alrededor de esa fecha.

Otra posibilidad es que, siendo conscientes de que esta pauta se repite, podamos tener más armas para combatirla. Ojalá sea posible.

Y esto mismo se puede aplicar también a nivel individual, la astrología nos ofrece la posibilidad de intentar comprender mejor cuándo en concreto se dará nuestra particular crisis de los 40. Porque no siempre se da a los 40. Puede aparecer un poco antes, o un poco después. Su intensidad también puede variar mucho en cada caso, así como los ámbitos en los que puede afectarnos. 

keep-calm-it-s-only-a-mid-life-crisis

Me despido. Si os apetece, espero vuestros comentarios sobre cuándo se dio exactamente el fin de la Guerra de Independencia Española. Y por si acaso este mes no vuelvo a escribir nada… os deseo a todos unas felices fiestas.

A %d blogueros les gusta esto: