Archivo de la categoría: Economía

Asuntos económicos

2017, un año clave para la economía mundial (II)

Siguiendo con lo que comentaba en la entrada anterior, en la que expliqué que, en mi opinión, el marco histórico actual podría ser etiquetado en el futuro como la “Segunda Gran Depresión”, el siguiente paso lógico es intentar analizar qué sucederá en el 2017. Año que ya vimos que podría ser clave en lo económico, siempre desde mi particular interpretación. Pero ¿se puede concretar un poco más?, ¿en qué meses podría iniciarse la recesión con la que vengo especulando desde hace tiempo? Si es que esto va a suceder realmente, que esperemos que no.

Para intentar contestar a estas preguntas, pienso que hay que fijarse en los planetas pequeños. O mejor dicho, en los planetas de movimiento rápido. Ya que, si los planetas de movimiento lento marcan las grandes etapas en la historia, los de movimiento rápido ejecutan lo marcado por los planetas lentos en un periodo de tiempo más concreto. Eso es, al menos, lo que sugiere la teoría astrológica.

Así que pensé, ¿qué planeta de movimiento rápido puede tener algo que ver con los mercados financieros? Bueno, cualquiera que tenga ideas mínimas en astrología, incluso muy básicas, si hace el esfuerzo de ponerse a pensar en esto, lo primero que le vendrá a la cabeza, o al menos eso es lo que me paso a mí, es que ese planeta bien podría ser MERCURIO

 

MERCURIO, EL DIOS DEL COMERCIO.-

Lo curioso es que, los astrólogos que hablan de economía, nunca hablan de Mercurio. Al menos yo no lo he visto nunca. Quizás no me fijé bien. Y quizás alguien, al leer esto me diga –eh, yo hablé de Mercurio–. Pero no me refiero a comentarlo con los amigos, o en la cena de Navidad, o en facebook sin recordar dónde quedó el mensaje, me refiero a dejarlo escrito en un lugar donde cualquiera pueda encontrarlo y comprobarlo. Por ejemplo, en un blog como este. Así que si alguien habló ya de Mercurio, en relación con la economía, me encantaría conocer ese trabajo. 

Secretitos o no al margen, si visitamos la famosa Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Mercurio_(mitología)), podremos comprobar que Mercurio “era un importante dios del comercio“. Además de que “La palabra «mercurial» se usa comúnmente para aludir a algo o alguien errático, volátil o inestable, y deriva de los rápidos vuelos de Mercurio de un lugar a otro”. De hecho, en el mundo de la astrología, siempre se ha asociado a Mercurio con los intermediarios, con los medios de comunicación, con la capacidad de expresión, con la adaptabilidad, los debates, las ideas, las opiniones. Así como con el comercio y las aptitudes en este sentido, con las transacciones, con la bolsa y los mercados. Y también con cuestiones como la literatura, los estudios, o los viajes. Pero como digo, es destacable su simbolismo a nivel financiero.

Mercurio, frente a la Cámara de Comercio de Murcia

Mercurio, frente a la Cámara de Comercio de Murcia

 

De ahí que decidiese indagar sobre si los movimientos de Mercurio podían servir para reflejar, de alguna forma, la marcha de los mercados financieros. Concretamente, observando las repercusiones en la volatilidad. Pues hay que decir, que el índice de volatilidad refleja el nerviosismo en los mercados bursátiles.

Y a este respecto, me pareció lógico pensar en que, si la cuadratura entre Urano y Plutón simbolizaba la crisis económica, los aspectos tensos de Mercurio, sobre Urano y Plutón, pudiesen ser los que más influyesen en la volatilidad, en el nerviosismo en los mercados. Y además, que con Mercurio acercándose a 6º del aspecto exacto con Urano y/o Plutón, y alejándose 6º de dicho aspecto exacto, esto también pudiese influir en la volatilidad, tal y como lo hace el aspecto exacto.

Parecen ideas bastante lógicas de deducir, ¿no?. Casi de decir aquello de “elemental querido Watson”. Por lo que pensé que no podía ser tan fácil. Pero sorprendentemente, en muchos casos, estas ideas tan sencillas de deducir, reflejaban el nerviosismo en los mercados, y los números rojos en los parquets financieros.

 

INVESTIGACIÓN.-

Hace tiempo hice una pequeña investigación sobre este tema. Pero no me atreví a invertir en bolsa. Primero porque esto, lo advierto, no funciona siempre. Y segunda, porque el mundo de la bolsa me parece mucho más esotérico que algunas de las cosas que se consideran como tales. Un juego peligroso en el que siempre gana la banca. Y ahora mismo no estoy para tirar el dinero tontamente. Tampoco se lo aconsejo a nadie. Insisto, NO se lo aconsejo a nadie. Y lo repito, porque igual alguien se puede dejar arrastrar por mi teoría, y pensar que todo el monte es orégano, y que se va hacer rico con esto. Lo más probable es que pierda su inversión, o cosas peores. Dicho queda. 

La cuestión es que, observé que en el mes de abril del 2013 hubo un repunte en el índice de volatilidad (el índice que mide el nerviosismo en los mercados). Y con Mercurio a 6º de la conjunción con Urano, empezó a subir dicho índice, sobre el día de la conjunción exacta se llegó al máximo de dicha subida. Y cuando Mercurio se alejó 6º de Urano, volvió a los niveles de cuando empezó a influir esta conjunción. Un esquema que parece que suele repetirse con una frecuencia llamativa.

En el mes de junio se dieron los niveles más altos de volatilidad de todo el año 2013, coincidiendo con la oposición de Mercurio hacia Plutón, y con la cuadratura de Mercurio con Urano. Es decir, tensaba claramente a ambos planetas. Tensiones que se reflejaron en los movimientos bursátiles.

A finales de agosto del 2013, la volatilidad vuelve a crecer en los mercados. Y esto coincidió, atención, con un quincuncio de Mercurio hacia Urano. El quincuncio es un aspecto levemente tenso, del que no suele hablarse mucho. Pero por mi experiencia, diré que puede tener su importancia. La prueba la tenemos en que el 30 de agosto, el día de mayor volatilidad en ese mes, se dio el aspecto exacto.

De hecho, con el siguiente quincuncio de Mercurio con Urano, que se dio en octubre, la volatilidad en los mercados volvió a subir hasta los niveles de finales de agosto. Y además, coincidiendo con el momento en el que el quincuncio era exacto, sobre el día 8 del mencionado mes de octubre.

 

EL AÑO 2017.-

Quizás usted esté pensando ahora mismo –pero, ¿a mí qué me importa el año 2013?– Y no le falta razón, si es eso en lo que piensa. Pero comprenda que he de exponer, aunque sólo sea de forma resumida, por qué digo lo que digo. Los pronósticos a futuro, tal y como yo entiendo la astrología, deben basarse en lo que ya ocurrió en el pasado.

De todas formas, si lo único que le interesa es el pronóstico, empecemos… Si mi análisis ha sido acertado, deduje que podría darse una situación muy complicada a nivel económico en el 2017. Una situación que podría recordar a la recesión del año 1937.

Lo que me lleva a deducir esta inquietante posibilidad, en relación con el 2017, es el hecho de que sobre el año 37 coincide con la última fase en que Urano permaneció alejándose a unos 6º de la cuadratura con Plutón. No obstante, y en honor a la verdad, en los primeros meses del 2018, hasta la primavera, Urano aun se mantendrá a unos 6º de la cuadratura con Plutón. Es decir, el “acontecimiento” podría darse en algún momento entre el 2017 y principios del 2018. Que es el tiempo en el que Urano se mantiene a unos 6º del aspecto exacto con Plutón.

Ya que en los años 30, la recesión apareció más claramente en los últimos meses de esta influencia, cabe deducir que lo mismo, o parecido, podría repetirse en esta ocasión. Y encontrarnos así con una nueva recesión en el año 2017. O a mucho tardar, durante los primeros meses del 2018.

Son, por tanto, varias las fechas que apuntaré a lo largo de esta entrada de blog como “candidatas”. Fechas en las que la situación económica podría agravarse, deduzco que recordándonos a los acontecimientos vividos entre septiembre y octubre del 2008, con los que se inició toda esta pesadilla que vivimos en la actualidad, en forma de crisis económica.

Ahora bien, aunque en el 37 la depresión de los años 30 pudo agravarse, también es cierto que el impacto fue menor, si lo comparamos con el famoso crack del 29. O esa impresión tengo, con mis bastante limitados conocimientos en economía. Pero si es así, parece sugerir que, aunque se trate de un momento desestabilizador, lo será en menor medida que lo fue el año 2008. Por tanto, diría que cabe esperar que los gobiernos y los mercados puedan tener capacidad de reacción, con la que corregir el problema.

De hecho, hay un aspecto que me invita a pensar en que esta positiva respuesta pueda darse, y es el del trígono entre Saturno y Urano. Trígono que centrará su influencia entre los meses de enero y de noviembre del año 2017. Y que incluso podría retrasar el estallido, de la supuesta recesión, hasta el año 2018. No obstante, en el 2018 aun se dará este trígono. Y con trígono o sin él, lo importante para mí es la separación de unos 6º, respecto a la cuadratura exacta, entre Urano y Plutón. 

Dicho lo cual, mi idea es que este trígono puede favorecer la aparición de algún avance a nivel científico y tecnológico, y quizás también pueda favorecer momentos puntuales con cierto crecimiento y recuperación. Pero dudo mucho que puede frenar la recesión que he supuesto sobre el 2017/18. Si acaso, como digo, podría lograr seguir postergándola en el 2017. Pero aun así, interpreto que se percibirá como algo inevitable, que de un momento a otro tendrá que darse cierto grado de sacudida en la economía global. No siendo la cuestión el qué, sino el cuándo. De hecho, a día de hoy, son ya varios los economistas que sugieren que la economía será un problema, o que lo será aun más, en un horizonte no demasiado lejano. Aunque bueno, quizás eso tampoco tiene demasiado mérito, hay economistas para todos los gustos e interpretaciones. Como astrólogos, por otra parte.

Pero lo que más me hace dudar de que el trígono de Saturno, del año 2017, pueda salvarnos del agravamiento que estoy suponiendo de la crisis, es el hecho de que, en el año 37, Saturno formaba trígono con Plutón. Y aun así, se dio la recesión. No se trataba de Urano, es cierto. Pero como digo, era un aspecto armónico de Saturno, sobre uno de los planetas de la cuadratura entre Urano y Plutón.  

Otro paralelismo astrológico que encuentro, comparando 1937 y el 2017, aparte de que en ambas fechas hay una cuadratura Urano-Plutón a 6º de separación, y que en los dos casos nos encontramos con un trígono de Saturno, es el hecho de que Júpiter formaba, y formará, aspectos tensos con Urano y con Plutón. Por lo que podría potenciar la influencia de la cuadratura entre Urano y Plutón.

Es más, desde el pasado mes de noviembre, nos acompañan ya dichos aspectos tensos. Lo que me hace pensar que podría ayudar a agravar la situación a nivel económico. Por la famosa tendencia de Júpiter hacia los excesos y la exageración, con sus aspectos más complicados. Y al observar que en el 37 pudo actuar así, parece lógico llegar hasta esta deducción. De hecho, insisto, me llama mucho la atención que se den aspectos tan similares entre 1937 y el 2017.

No obstante, como ya he comentado, no resulta descartable tampoco pensar en que la recesión se haga definitivamente visible durante los primeros meses del año 2018. En cualquier caso, si la recesión estalla en el 2017, diría que parece más posible que se dé entre enero y octubre. Ya que Júpiter mantendrá su configuración tensa con Urano y Plutón entre noviembre del 2016 y octubre del año 2017.

Habrá quien pueda replicarme que, no hace mucho, sobre el año 2014, hemos tenido estas mismas tensiones de Júpiter, pero que no afectaron negativamente a la economía. Es más, ha coincidido con el inicio de una leve mejora de la situación. De igual forma a lo que sucedió en el año 1934. Por la sencilla razón de que en ambas fechas, el 34 y el 2014, Urano y Plutón acababan de salir del aspecto exacto, y aun estaban acercándose al momento con un mayor grado de separación entre ambos, y que se dio sobre 1936/37. Como también se dará sobre el año 2017/18.

Y ahí sí, sobre el año 2017, ya con Urano y Plutón claramente sobre los seis grados de formar la cuadratura exacta, podría darse la recesión de la que vengo hablando. Fijémonos ahora en los tiempos marcados por Mercurio.

 

LOS MESES A TENER EN CUENTA.-

ENERO: El 24 de enero Mercurio se encontrará a 6º de la conjunción con Plutón; el 27 de enero estará a 6º de la cuadratura con Urano. Y formará la conjunción exacta con Plutón el día 30 de enero. Con lo cual, al empezar a activar Mercurio la cuadratura Urano-Plutón a finales de enero, parece estar sugiriendo que, en ese momento, se podría empezar a formar la tormenta de la que vengo hablando. Y con la que interpreto la posibilidad de una recesión económica a nivel global.

La cuestión es que todo esto coincide, casualidad o no, con la toma de posesión de la Administración Trump. Como sugiriendo una primera acción de gobierno que ponga nerviosos a los mercados… no sé por qué, si esto fuese realmente así, no me sorprendería lo más mínimo.

 

FEBRERO: En febrero, toda esta configuración seguirá vigente, ya que Mercurio no habrá terminado de activar la cuadratura Urano-Plutón en enero. De tal forma, que la recesión de la que hablo podría encontrar realmente su inicio en febrero. En cualquier caso, las fechas a tener en cuenta, siempre en mi modesta opinión, serían las del 1 de febrero, con la cuadratura exacta entre Mercurio y Urano; sobre el 3 de febrero, con Mercurio separándose unos 6º de Plutón; y sobre el 6 de febrero, al separarse Mercurio de la cuadratura con Urano.

Me parece interesante también recordar que la cuadratura Urano-Plutón estará siendo también activada por Júpiter. Por tanto, Mercurio también cuadrará a Júpiter, y se separará 6º de dicha cuadratura. Por lo que parece oportuno comentar también las fechas en que esto sucederá, pues podría favorecer la subida que he supuesto en el índice de volatilidad. Se trataría del 29 de enero (pero al caer domingo, imagino que hablaría del 30 de enero), del 3 de febrero, y del 7 de febrero.

En resumen, podríamos interpretar que la volatilidad subiría, de forma significativa, entre el 24 de enero y el 7 de febrero. Pudiendo ser más intensa aun esta subida entre el 30 de enero y el 3 de febrero. Pero como ya he señalado por activa y por pasiva, podría no ser una simple subida de la volatilidad, podría ser algo más… el inicio de una importante recesión global. 

Añadir que aun se dará otro aspecto que podría facilitar cierta subida en la volatilidad en febrero. A finales de febrero concretamente. Pero de forma quizás más moderada, al tratarse de las semicuadraturas que Mercurio formará entonces con Urano y con Plutón.

Decir que las semicuadraturas son aspectos de influencia leve. De todas formas, comentaré que el 24 de febrero Mercurio se encontrará a 6º de la semicuadratura con Plutón; el 26 de febrero de la de Urano, aunque imagino que influirá el día 27, al caer el 26 en domingo; y el 28 de febrero hará el aspecto exacto con Plutón. Esta configuración seguirá influyendo a principios de marzo, pero en cuanto a febrero queda todo dicho. Con lo cual, entre el 22 y el 28 de febrero no sé si será un momento tan complicado como a principios de mes, pero también parece sugerir un momento de nerviosismo en los mercados. 

 

MARZO: La semicuadratura de finales de febrero, encontrará continuidad a principios de marzo. A este respecto, las fechas más a tener en cuenta, en mi opinión, serían las del 2 de marzo, con la semicuadratura exacta entre Mercurio y Urano; 4 de marzo, con Mercurio alejándose de la semicuadratura con Plutón; y sobre el 6 de marzo, al dejar atrás la semicuadratura con Urano.

Pero es a partir del día 20 de marzo cuando pienso que las cosas podrían volver a complicarse de verdad, al activar Mercurio más claramente entonces la cuadratura entre Urano y Plutón. Con lo cual, en mi opinión, esta activación de la cuadratura Urano-Plutón en marzo puede tener su importancia. Tanto, que incluso podría significar el inicio de la recesión económica, si finalmente no se dio entre enero y febrero

Analizándolo más en detalle, las fechas que propongo tener en cuenta son las siguientes: 20 de marzo, con Mercurio a 6º de la cuadratura con Plutón; 22 de marzo, con Mercurio a 6º de Urano; 24 de marzo, con el aspecto exacto entre Mercurio y Plutón; 27 de marzo, con la conjunción exacta Mercurio-Urano; 28 de marzo, con Mercurio alejándose de la cuadratura con Plutón; y 31 de marzo, con Mercurio haciendo lo propio en cuanto a su aspecto con Urano.

Como ocurriese entre enero y febrero, los aspectos de Mercurio a finales de marzo, sugieren uno de los momentos más complicados a nivel económico del año 2017. Y en el que no me cabe duda de que la volatilidad aumentará. O eso parecen indicar las correlaciones entre la volatilidad, y las tensiones entre Mercurio con Urano y Plutón, que he observado hasta la fecha.

Creo interesante volver a tener en cuenta que Mercurio no será el único en activar la cuadratura Urano-Plutón en ese momento, pues Júpiter también formará parte de esta configuración. Con lo cual, apuntaré los días en que Mercurio se situará en tensión con Júpiter: 21 de marzo, a 6º de formar la oposición Mercurio-Júpiter; 25 de marzo, con la oposición exacta entre ambos planetas; y 28 de marzo, con Mercurio alejándose 6º de la oposición.

 

MAYO: Sobre el día 10 de mayo Mercurio se encontrará en conjunción con Urano. Por tanto, se pueda dar una subida en el índice de volatilidad sobre el día 10 de mayo. El 11 de mayo Mercurio se situará a unos 6º de la cuadratura con Plutón. Más tarde, el día 19 de mayo, Mercurio se alejará de la conjunción con Urano. Aspecto que invita a pensar en un aumento de la volatilidad. En definitiva, un mes de mayo en que la volatilidad puede subir. Quizás hasta el punto de que se trate del mes que estamos buscando. Suponiendo que la teoría que expongo aquí sea acertada. Que esperemos que no. 

 

JULIO: A finales de Junio, Mercurio empezará a tensar a Plutón. Pero me centraré en el mes de Julio, con Mercurio a unos 6º de la cuadratura con Urano, y alejándose de la cuadratura con Júpiter, sobre el día 1. Día que, basándonos en esto, podría venir acompañado de una subida en la volatilidad. Aunque hay que tener en cuenta que el día 1 de julio cae en sábado. Por lo que interpreto que será sobre el día 3, cuando realmente podría notarse el nerviosismo en los mercados.

Después, el 5 de julio llega la cuadratura exacta entre Mercurio y Urano, aspecto que, en mi opinión, sugiere claramente nerviosismo e inestabilidad en los mercados. Por lo que podría darse un momento clave sobre dicha fecha. Como también podría suceder sobre el 10 de julio, con Mercurio ya alejándose de la cuadratura con Urano. Por todo ello, la recesión con la que estoy especulando podría no estallar entre enero y febrero, ni en marzo, ni en mayo, sino en julio. 

 

OCTUBRE: Llegamos ya al último candidato del 2017. No por ello menos importante. Todas las grandes crisis en la historia, o la gran mayoría, curiosamente, se han iniciado en un mes de octubre. Así que no es para nada descartable pensar en octubre. Máxime, teniendo en cuenta lo que voy a comentar a continuación.

Mercurio empezará a formar cuadratura con Plutón sobre el día 6, que prolongará hasta el día 14. Siendo el momento central de esta influencia, el día 10.

Pero la cuadratura entre Mercurio y Plutón sería, por decirlo así, sólo el “aperitivo”. Después llegará la oposición de Mercurio a Urano, que empezará a formarse el día 11. Llegará a su momento central sobre el día 16, con el aspecto exacto entre ambos, y concluirá sobre el día 19.

A esto, añadiré que la conjunción exacta de Mercurio con Júpiter se dará sobre el día 18. No olvidemos que la oposición entre Júpiter y Urano aun seguirá activa en octubre, y que puede tener su importancia. Mercurio se alejará de la conjunción con Júpiter sobre el día 23. Por lo que el nerviosismo en los mercados podría llegar hasta ese día 23.

En definitiva, un mes de octubre en el que la volatilidad podría aumentar. Y pienso que podría hacerlo de forma muy significativa sobre los días 10 y 16. No en vano, como decía antes, octubre es el mes preferido de las crisis económicas.

La cuadratura entre Urano y Plutón, a 6º de orbe de separación entre ambos, llevará tiempo funcionando, tanto como desde finales del 2015. Por eso he especulado con que la recesión que preveo, y ojalá me equivoque, pueda aparecer antes de octubre del 2017. Por ejemplo entre enero y febrero, en marzo, o en el mes de julio. Sin descartar tampoco la etapa final en que influenciará la cuadratura Urano-Plutón, en los primeros meses del 2018. Pues, trasladándolo a la cuadratura Urano-Plutón de los años 30, fue en esa etapa final cuando se dio la recesión del año 1937. Por lo que ahora, insisto, podría darse en los primeros meses del año 2018.

Pero si la recesión se diese en el año 2017, los meses, a mi juicio, más a tener en cuenta, serían los de enero-febrero, marzo, julio y octubre

 

AÑO 2018.-

Dicho esto, parece prudente dar un vistazo, aunque sólo sea de forma breve, a los meses más peligrosos en lo económico durante el año 2018. Y en mi modesta opinión, son los de enero y mayo…

 

ENERO: Las fechas en las que Mercurio sugiere una subida en la volatilidad las sitúo en el 19 de enero, al situarse a unos 6º de la conjunción con Plutón; en el 24 de enero, coincidiendo con la conjunción con Plutón, y con su situación a unos 6º de la cuadratura con Urano; en el 29 de enero, con la cuadratura exacta hacia Urano; y ya en el siguiente mes, sobre el 1 de febrero, hay que comentar que Mercurio se alejará de la cuadratura con Urano. 

Por tanto, entre los últimos días de enero y los primeros de febrero, del 2018, podría hacerse evidente una situación de recesión económica, que guardase algún tipo de paralelismo con el fracaso del segundo New Deal, allá por el año 1937. 

 

MAYO: Algo así también podría darse en mayo, porque Mercurio formará cuadratura con Plutón sobre el día 7. Pero me centraré en el aspecto con Urano, que suele ser el que más influye en lo económico. Formará conjunción con Urano sobre el día 14. Después, Mercurio se alejará de la conjunción con Urano el día 17Con lo cual, desde mi punto de vista, todo esto sugiere la posibilidad de que mayo pueda ser uno de los meses más complicados del año 2018, en lo económico. En los que la volatilidad podría aumentar con fuerza. Incluso cabría pensar en que, si la recesión que he supuesto en el 2017, o en enero del 2018, no se hubiese dado aun, pueda darse durante el comentado mes de mayo

 

IDEAS FINALES.-

Pero todo esto no significa necesariamente que vaya a darse ninguna recesión en los próximos meses. No soy infalible, mis análisis no están exentos de error. No en vano, pronostiqué que Hillary Clinton ganaría en las recientes elecciones a la presidencia de los Estados Unidos. El tiempo juzgará mi grado de acierto en esta cuestión, que espero que también sea nulo. Y no crean que no soy sincero. Por desgracia, sé bien qué es padecer los efectos de una crisis económica. Y sé que si estoy en lo cierto, me volverá a tocar a mi.

Por eso, si le agrada mi trabajo en el mundo de la astrología, si quiere evitar que mi visión de la astrología desaparezca de internet, puede ayudarme a continuar…

Así y todo, con o sin mi forma de ver las cosas, con o sin crisis económica, la vida seguirá. Las crisis económicas siempre se han superado. Han obligado a nuevos enfoques, nuevas soluciones, nuevas tecnologías, nuevas profesiones, y a sacar lo mejor de nosotros mismos. Feliz año nuevo. 

2017, un año clave para la economía mundial(I)

Mr. Trump

¿Qué efectos tendrá la presidencia del Sr. Trump?

 

LA SEGUNDA GRAN DEPRESIÓN.-

En mi opinión, el período que atravesamos en la actualidad, quedará reflejado en los libros de historia como la época en la que se vivió “La Segunda Gran Depresión”. Por tanto, creo que es importante dar una primera pincelada, explicando todas las fechas que pueden resultar clave, en relación con el presente marco histórico, antes de pasar a analizar el año 2017 en concreto. Que es lo que voy a hacer aquí. Y en la siguiente entrada de blog, me centraré más en el 2017, en qué meses podría darse la recesión con la que vengo especulando desde hace tiempo. 

En esta primera parte, me ayudaré de la que he denominado como “Teoría de los Seis Grados”. Aunque quizás es un nombre que pueda confundir, pues ya existe una teoría con un nombre similar, pero en relación con las redes sociales. Lo cual, de alguna forma extraña, me reafirma en la posibilidad de que un orbe de 6º, en astrología, encierre algún tipo de simbolismo importante.

En mi ebook “2012, Una Visión de la Astronomía Maya”, explico en detalle esta teoría, aportando un buen número de ejemplos históricos que parecen avalarla. Aquí, intentaré explicar el funcionamiento de la Teoría de los Seis Grados, apoyándome en el ejemplo de la Gran Depresión de los años 30.

Antes de nada, hay que decir que con esta teoría analizaba el funcionamiento de los ciclos entre los planetas con movimiento más lento. Es decir, Urano, Neptuno y Plutón. Pero vamos a centrarnos en el ciclo entre Urano y Plutón, que es el que está actuando en la actualidad, a través de su famosa cuadratura. Que se forma, al situarse ambos planetas a 90º de separación entre ellos, vistos desde la Tierra. Dicho todo lo cual, esta sería la explicación… 

 

TEORÍA DE LOS SEIS GRADOS.-

1º.- Desde la conjunción hasta la oposición. En este periodo, que abarca el primer sextil, la primera cuadratura y el primer trígono, los acontecimientos relacionados con el ciclo van tomando cuerpo. Es decir, marcan momentos en la historia humana, que siendo importantes, no tienen una gravedad trascendental.

La conjunción introduce los cambios y los nuevos procesos históricos. El sextil provoca la primera crisis, a la que tendrán que hacer frente los planteamientos surgidos de la conjunción. Con la cuadratura llega el miedo, pueden darse guerras o revoluciones, pero siempre serán suavizadas por las grandes potencias que, en ese momento, prefieren estudiarse, medir bien sus fuerzas, se piensa mucho en las consecuencias. El trígono puede traer nuevos enfrentamientos al principio, pero sobre todo grandes idealistas en busca de la paz, es el momento de los tratados y de las conferencias. Y con la oposición, las guerras o revoluciones empiezan a tener consecuencias más graves, los países que han ido creciendo con el ciclo intentan entrar en la escena mundial. 

2º.- Desde la oposición hasta la nueva conjunción. Esta última etapa del ciclo comprende el segundo trígono, la segunda cuadratura y el segundo sextil. Aquí la historia se manifiesta en toda su dimensión, y la humanidad tiene que hacer frente a las nuevas situaciones políticas, sociales, tecnológicas y/o culturales, que ponen en juego los pilares sobre los que se articula el orden internacional.

El inicio del segundo trígono coincide con grandes guerras, conflictos o revoluciones, a las que se intentarán buscar soluciones conforme vaya desarrollándose y finalizando la etapa del trígono. La segunda cuadratura, igual que la primera, marca los momentos en que las grandes potencias juegan al enroque, al espionaje, se tiene un gran respeto por las consecuencias de un enfrentamiento bélico, y si lo hay se intenta minimizar, y se busca el apaciguamiento entre las partes de manera inmediata. El sextil, en su inicio, conducirá a las naciones a un importante enfrentamiento bélico o revolucionario, enfrentamiento que se solucionará con la finalización del sextil. Y, por último, con la conjunción se iniciarán las nuevas crisis, que volverán a manifestarse con toda su gravedad a partir del segundo trígono. Y así una, y otra, y otra, y otra… vez, hasta el infinito. 

3º.- La activación de los ciclos. Los aspectos de un ciclo, entre los planetas lentos (Urano, Neptuno y Plutón), se activan cuando Saturno se encuentra en aspecto tenso (conjunción, cuadratura u oposición) con el planeta más lento del ciclo a estudiar. Y siempre, que este aspecto tenso de Saturno, se produzca antes de que los dos planetas del ciclo analizado se encuentren a de orbe del aspecto exacto entre sí.

Dicho así, puede resultar poco entendible. Pondremos un ejemplo: En el año 1923, Alemania atravesaba una crisis económica sin precedentes, que desembocó en un golpe de estado fallido dirigido por Adolf Hitler. Saturno se encontraba en cuadratura a Plutón. Fue el aspecto tenso, entre ambos, anterior a que Urano llegase a estar a de la cuadratura exacta con Plutón.

4º.- El desarrollo de los ciclos. El aspecto de un ciclo, se encuentra en su fase de desarrollo, desde que el planeta lento más rápido se encuentra a de orbe del aspecto exacto, hasta el momento en que se aleja en del planeta más lento. Y los grandes sucesos en la historia acontecerán, tanto en los momentos en que los planetas se encuentran a de separación, como cuando se realiza el aspecto exacto, a de orbe, entre los dos planetas lentos analizados. Siguiendo con el análisis del ejemplo anterior:

Urano a de orbe de la cuadratura con Plutón, año 1929. De nuevo, como continuación de lo iniciado en 1923, estalla una grave crisis económica, es el famoso crack de la bolsa de Nueva York.

Urano en cuadratura exacta a Plutón, año 1933. La depresión económica es el caldo de cultivo que lleva a Adolf Hitler a tomar el poder en Alemania, mediante un nuevo golpe de estado.

Urano se aleja de la cuadratura a Plutón, sobre el año 1936/37. Estalla la Guerra Civil Española, como ensayo de lo que algunos ya intuían inevitable destino de Europa. Pero además, y relacionándose claramente con 1929, las políticas del New Deal fracasan, se entra de nuevo en un periodo de crisis económica

5º.- El fruto de los ciclos. Los acontecimientos, desarrollados por el aspecto de un ciclo, llegan a un periodo en que los sucesos mundiales son una consecuencia lógica de todo lo anterior. Esta etapa, viene marcada por el aspecto tenso entre Saturno y el planeta más lento del ciclo. Posterior a que el planeta más rápido se alejase a de orbe del planeta más lento en el ciclo que estemos investigando. Ayudémonos del ejemplo:

1939, Saturno en cuadratura a Plutón, cuadratura posterior a que Urano se alejase en de la cuadratura con Plutón en 1936. Pues bien, esta cuadratura entre Saturno y Plutón de 1939, coincidió con el inicio de la Segunda Guerra Mundial. Es decir, la Guerra Mundial llega como una conclusión lógica a todos los sucesos acontecidos, durante el periodo de la cuadratura en el ciclo entre Urano y Plutón.

Quizás, no tiene mucho sentido, decir que en las cuadraturas del ciclo no se dan las grandes guerras, y que en este caso concluyera con el estallido de la II Guerra Mundial. Pero en el caso de la segunda cuadratura del ciclo, sus efectos pueden ser más graves, y desencadenar una crisis importante entre la fase de la cuadratura y la del sextil. 

 

ACTUALIDAD.-

Una vez explicada la teoría, el siguiente paso lógico sería analizar el momento actual en base a dicha teoría. Lo que nos lleva a las siguientes conclusiones:

Entre el año 2001 y el 2002 Saturno se situaba formando oposición con Plutón. Es la tensión entre ambos, antes de que se formase la cuadratura entre Urano y Plutón a 6º de orbe. Por tanto, tal y como acabo de explicar, esto marcaría el inicio de la actual etapa histórica. Siempre, basándonos en la Teoría de los Seis grados.

¿Hay algún acontecimiento en esa época que pueda sugerirlo?… En mi opinión así es, y creo que resulta bastante evidente. Pues no creo estar afirmando ninguna barbaridad, si digo que los atentados del 11 de septiembre de 2001 marcaron el inicio de una nueva etapa en la historia. Las consecuencias, entre otras muchas, fueron las guerras de Irak y de Afganistán, y el consiguiente esfuerzo económico que esto supuso. El cual, en parte, puede estar también detrás de la actual crisis económica.

Sobre esa época, se dieron también dos acontecimientos a nivel económico muy llamativos. Y que parecen sentar un precedente de lo que cabía esperar en el futuro. Tal y como sucedió ya con la crisis económica en la Alemania de 1923, y con el crack del 29. Me refiero a…

Primer acontecimiento: El estallido de la burbuja “punto com”. A finales de los años 90, irrumpen internet y los teléfonos móviles. Es cierto que estas tecnologías son aun más antiguas, ya que eran utilizadas a nivel militar y en entornos académicos. Pero es sobre el año 97 cuando se popularizan, y empiezan a llegar a los hogares.

Esto provocó que surgiesen muchas empresas vinculadas con las nuevas tecnologías, y que los mercados empezasen a especular con fuerza sobre el valor real de estas compañías. Al final, estalló una burbuja económica, entre el año 2000 y el 2003, que se llevó por delante a muchas de estas empresas.

Segundo acontecimiento: El “corralito”. Mucho antes de que en España oyésemos hablar de las preferentes, de las fusiones bancarias, de recortes, de desahucios, del temor ante una posible quiebra de los bancos, etc., en la Argentina del 2001 y del 2002 atravesaron una etapa con efectos muy parecidos a la que hemos padecido en Europa, más recientemente en el tiempo. Fue bautizada con el nombre de “corralito”, y consistía en restringir la libre disposición del dinero en los depósitos en cajas y bancos. Como hace no mucho se hizo también en Chipre. Esta medida se adoptó en un entorno de crisis económica, de paro, de recortes, etc. Y como forma de evitar una fuga de capitales y el colapso del sistema económico en el país hermano. Todo esto, insisto, recuerda mucho a lo que hemos vivido en el viejo continente, durante el primer lustro de la presente década (2010-2015). 

Pasamos ahora al año 2008, en el que Urano se situaba a 6º de la cuadratura exacta con Plutón. Por lo que, de algún modo, cabría pensar en acontecimientos similares a los de 1929, en el que se dio también la misma configuración entre ambos planetas.

Lo cierto es que en octubre de 2008 se dio una crisis bursátil, y la caída de Lehman Brothers. Que hasta entonces había sido un importante banco norteamericano de inversiones. Todo esto en mitad del estallido de una burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos. Con todo, la crisis económica en la primera potencia mundial, fue extendiendo sus efectos sobre el resto del planeta, en un mundo cada vez más globalizado, apareciendo así nuevas burbujas inmobiliarias, como la española; rescates bancarios como hemos visto también en España; de países enteros, como los de Portugal o Grecia; recortes en prestaciones sociales; etc.

Después, sobre el año 2012/13, Urano y Plutón formaron una cuadratura exacta entre ambos (0º de orbe de separación). Con la anterior cuadratura, esto coincidió con la llegada de los nazis al poder. En la actualidad, es cierto que estamos viendo como los grupos de ultraderecha se hacen cada vez más visibles. Pero el actual marco de crisis económica está convulsionando otras partes del planeta, además de la occidental.

En este sentido, creo interesante mencionar la llamada “Primavera árabe”. Y como se dieron desde entonces, sobre el año 2012/13, sucesivos cambios de poder en los países de Oriente Medio y del norte de África. Todo lo cual derivo, tristemente, en la guerra de Siria. Por no mencionar que, desde entonces, surgió el estado islámico.

No olvidemos que todo este periodo histórico que estoy analizando aquí, siempre desde mi particular teoría, se inicia el 11 de septiembre de 2001, con un atentado de un grupo islamista, Al Qaeda. Y que cuando se llega a la cuadratura exacta entre Urano y Plutón, sobre el año 2012, es justo cuando en varios países aparecen posturas cada vez más radicalizadas, que pugnan por hacerse con el poder. Esto lo vimos en países como Egipto, Túnez, o Turquía. Posturas radicalizadas que, salvando las distancias, me recuerdan vagamente a las del fascismo en la Europa de los años 30. Recordemos, Hitler da un golpe de estado en el año 1923, pero llegó al poder en 1933.

En lo estrictamente económico, el año 2012 coincide con el momento álgido de la llamada Crisis en la Zona Euro. En aquel año es cuando se rescata a Bankia en España. Y aunque el rescate a Portugal se inicio un año antes, es en el 2012 cuando se dan los últimos tramos de dicho rescate.

 

FUTURO.-

El resto de fechas que considero claves se sitúan en el futuro. Una de ellas es, desde luego, el próximo año 2017, en el que Urano se alejará unos 6º respecto de la cuadratura exacta con Plutón. Recordemos, la última vez que pasó algo parecido fue entre 1936 y 1937. Justo cuando las políticas que había emprendido el Presidente Roosevelt, con su famoso New Deal, y que desde 1933 habían sacado adelante a los Estados Unidos, haciendo pensar a muchos que la Gran Depresión había quedado atrás, empezaron a mostrar sus debilidades. Pues los mercados bursátiles volvieron a verse en situaciones delicadas, como sucediese ya en los primeros años 30.

Por eso hace tiempo que pronostiqué que, entre el 2013 y el 2016, viviríamos una etapa de moderada recuperación económica. Y al menos, en las cifras macroeconómicas parece que ha sido así. En lo microeconómico no lo tengo tan claro. Aunque en esto último, quizás me deje llevar por mi situación personal. En cualquier caso, interpreto que esta aparente mejora podría quedar definitivamente atrás, como si se hubiese tratado de un espejismo. Por eso llevo años insistiendo en la importancia que a mi juicio puede tener el año 2017, y que es momento de ser prudente en temas económicos. Por eso insistiré una vez más, con dos nuevas entradas de blog, con las que intentaré explicar las razones astrológicas que me llevan a pensar en todo esto, lo mejor que me sea posible. Pero si estoy equivocado, humildemente pienso que más vale prevenir que curar, y que a nadie puede hacerle daño intentar ser más prudente, por si acaso. 

 

POSIBILIDADES Y CONSEJOS DE BUENA FE.-

Por tanto, cabe esperar durante los próximos meses situaciones similares a las que hemos vivido entre el 2008 y el 2013. Es decir, crisis bursátil, problemas para las entidades bancarias, burbujas de deudas que acaban por estallar, etc. Así y todo, no soy ningún experto en economía, pero se me ocurre aventurar que, quizás, la política que ha adoptado la Administración Obama, de imprimir dólares y de pagar la deuda generando más deuda, en algún momento terminará por dar problemas. O quizás, se trate más bien de las medidas que adopte la futura Administración Trump. Sea como fuere, en base a lo que apunta la Teoría de los Seis grados, ese momento crítico podría darse en el próximo año 2017. Baste recordar que, en el año 1937, con una configuración parecida, se entró en una nueva fase de crisis económica, cuando algunos ya se apresuraban a despedirse de la Gran Depresión. 

Por todo ello, y a riesgo de ser repetitivo, a las personas que me piden consejo a nivel económico, la idea más importante respecto al futuro inmediato que intento transmitirles, es que no se confíen, pues en mi opinión la crisis no ha acabado. Hemos sobrepasado el ecuador, pero aun nos queda prácticamente la mitad por recorrer. Y hay dos baches en el camino en los que podemos tropezar, si no actuamos con prudencia. Uno de ellos, lo sitúo en el 2017. El siguiente sobre el 2020.

Dicho lo cual, mi consejo no puede ser otro más que no se invierta en cuestiones demasiado complicadas para los profanos, con demasiados riesgos, como podría ser en la bolsa. O con productos como las preferentes o similares. Que se intente ahorrar, y no gastar con demasiada alegría. Si se tiene la suerte de contar con un trabajo, hay que intentar mantenerlo, pues todo ingreso es positivo, conviene ahorrar. Antes de comprar nada, quizás deberíamos preguntarnos si lo necesitamos realmente. Incluso pienso también que no es mala idea tener parte de los ahorros a mano, lejos de las comisiones bancarias y de los “corralitos”.

Estos son los consejos que se me ocurren, con toda mi buena fe. Ahora bien, tener el dinero escondido en algún rincón tiene también sus riesgos. Por eso hablo de una parte, y que es simplemente un consejo, nada más. Pero la idea es tener una mentalidad conservadora a nivel económico.

A nivel de inversiones, otro consejo que doy, y es solo un consejo. Cada uno es libre y responsable de sus propios actos. Aquí solo doy consejos, nada más… es que, probablemente el precio del oro aumente su valor en los próximos meses. Por lo que si se cuenta con ahorros en forma de oro, el 2017 puede ser un buen momento para sacarle algún beneficio. Como podría serlo también, sobre el año 2020.

Pero volviendo al tema que nos ocupa, después de este bache, imagino llegarán sus efectos. Nuevas avalanchas de parados, de emigrantes, de crisis bancarias, de desahucios… si realmente es así, los años sucesivos pueden ser también años complicados en lo económico. Aunque pienso que, de alguna forma, se intentará solucionar, o minimizar en lo posible, lo que quiera que vaya a suceder en el 2017. Hasta llegar al año 2020, que en mi opinión, será el año realmente decisivo.

 

EL AÑO DECISIVO.-

Sí, en el 2020 considero que llegamos a un nuevo momento clave. Todo este periodo histórico en que la cuadratura entre Urano y Plutón está ejerciendo sus efectos (del 2001 al 2021) llega a su, podríamos decir, capítulo final, en el año 2020. Ya que en esa fecha es cuando encontraremos a Saturno activando a Plutón, mediante una conjunción, después de que Urano se alejase a 6º de la cuadratura con Plutón, en el año 2017.

En la anterior cuadratura entre Urano y Plutón, esto se dio en 1939, justo al inicio de la II Guerra Mundial. Dato que comprendo pueda inquietar a más de uno. Pero he de decir que las guerras más trascendentes en la historia humana, como han sido las dos guerras mundiales, no se han dado nunca cuando Urano y Plutón se han encontrado en la primera fase de su ciclo. Que es la que va de la conjunción a la oposición. Y es precisamente en la que nos encontramos ahora, ya que se trata de la primera cuadratura entre ambos planetas, tras la conjunción de los años 60 del siglo XX.

A partir de mediados del siglo XXI, entraremos en la fase que va de la oposición hasta la nueva conjunción. Y las crisis, entonces, creo que pueden llegar a ser, si no se toma consciencia de la influencia de estos ciclos en la historia humana, mucho más graves… pero eso ya es otra historia.

Centrándonos en el año 2020, diría que dada la situación actual, de confrontación entre el islamismo más radical y los intereses occidentales, podría darse un conflicto de cierta importancia en Oriente Medio. Un conflicto del que Israel podría salir reforzado, convirtiéndose en una potencia cada vez más relevante.

Y a nivel económico, deduzco un nuevo bache. Tras el cual, es posible que la economía global haya cambiado de forma importante. Pero no creo que esto signifique el “fin del capitalismo”, como auguran algunas voces. Mi hipótesis es que, a partir de la próxima década, se hará más urgente encontrar recursos energéticos respetuosos con el medio ambiente. Por lo que podría hacerse aun más hincapié en el reciclaje, o en fuentes de energía como la solar. Así como facilitar que las nuevas tecnologías puedan influir de forma aun más evidente en la economía global. Y quizás, para tomar conciencia de la importancia de ser respetuosos con el medio ambiente, necesitamos a la administración Trump.

Téngase en cuenta que, al concluir la influencia de la cuadratura entre Urano y Plutón, y su consecuente crisis bursátil, sobre el año 1884, la economía mundial fue introduciéndose en un nuevo paradigma basado fundamentalmente en el petróleo y en la fabricación de automóviles. Y al concluir la siguiente cuadratura y la II Guerra mundial, la economía volvió a entrar en un nuevo paradigma. Esta vez, basado en la fabricación a gran escala de electrodomésticos.

Desconozco cuál será la tecnología en la que se basará el nuevo paradigma económico que empieza a vislumbrarse en el horizonte, y que considero brillará con más fuerza a partir de la siguiente década. Pero parece evidente que todo apunta hacia los dispositivos móviles, el intercambio de información, las conexiones a internet, las redes, etc.

En cualquier caso, creo interesante comentar que los meses que considero más relevantes durante el año 2020 son los de abril, julio y octubre. Muy especialmente entre el mes de octubre y el de noviembre. Meses en los que podría darse un nuevo momento delicado en la economía. Por lo tanto, como sucedía en relación con el año 2017, siempre aconsejo prudencia a nivel económico en nuestros planes cara al 2020. 

 

(Continuará la próxima semana… con un análisis de los meses que considero más peligrosos del 2017, en relación con la economía. Y atención, con lo que en mi opinión es la causa astrólogica. Aunque eso sí, advertir que no siempre funciona dicha causa astrológica. Por eso apuntaré varios meses. Pero es una técnica que parece coincidir con el nerviosismo en los mercados, con relativa frecuencia. Técnica que personalmente me parece bastante lógica, y sencilla de comprender y de observar. Pero curiosamente, y que yo sepa, es algo que no suele comentarse).

Long Depression

Últimamente, en España, los políticos insisten en hablarnos de raíces vigorosas en la economía, en la luz al final del túnel, en próximas ayudas a los parados, en bajadas de impuestos a la vuelta de la esquina, en que hemos hecho los deberes y ahora toca recoger los frutos. Todo esto, casualmente, con las próximas elecciones cada vez más cerca.

No sé a vosotros, pero a mí todo este argumentario me suena a un cuento para niños. Para tranquilizar a unos niñitos que están llorando y pataleando, y que se les quiere hacer entrar en razón con palabras que entiendan.

O igual no es eso, igual no nos toman por niños, sino por retrasados mentales. En cualquier caso, como ya estoy hasta cierto sitio de ver que los políticos me toman por imbécil, voy a comentar algo que hasta ahora me había guardado. Me lo había guardado porque puedo equivocarme, y no quisiera preocupar tontamente a nadie. Pero expondré los datos, y que cada cual saque sus conclusiones, como gente adulta que somos todos. Aunque los políticos piensen otra cosa. Al menos, esa es la impresión que me dan.

Es cierto que en España ahora mismo hay indicios de una relativa recuperación, muy suave eso sí. Pero esta relativa tranquilidad en lo económico, la interpreto como la calma que precede a la tempestad. Algo así como cuando llega un tsunami en que el mar, poco tiempo antes, aparece sereno, tranquilo, y a un nivel más bajo de lo habitual. Pero de pronto, vemos como se va alzando lentamente en el horizonte una ola inmensa. Y al contemplarla, en su avance implacable, somos conscientes de cuáles pueden ser sus consecuencias… más paro, más desahucios, y algunas “pequeñas” cuestiones más de las que apenas oigo debatir.

Si los bancos vuelven a necesitar ser rescatados, ¿los gobiernos volverán a dárselo? Es más, ¿podrían necesitar dicho rescate países enteros? Pero no me refiero a Irlanda o Portugal, hablo de países como Francia, Italia, la propia España, o incluso los mismísimos Estados Unidos. De hecho, ya se habla de la recesión de Italia, o la del Brasil.

 

CUADRATURA URANO-PLUTÓN.-

Si, quizás son perspectivas demasiado apocalípticas en lo económico. Pero creo interesante tener en cuenta una cuestión histórico-astrológica que nos puede dar más pistas. La cuadratura actual entre Urano y Plutón se asemeja más a la de finales del siglo XIX, que a la de los años 30 del siglo XX. Ya que en el ciclo entre ambos planetas se dan dos cuadraturas. Y tanto en la del siglo XIX, como en la actual, se trata de la primera cuadratura de su ciclo. En esta ocasión, el ciclo se inició con la conjunción entre Urano y Plutón en los años 60 (una conjunción se produce cuando dos o más planetas aparecen juntos en el firmamento, ocupando la misma posición vistos desde la Tierra. De ahí que esto sugiera el inicio de un ciclo).

En los años 30, el desenlace a una década de crisis económica fue, como de todos es sabido, la II Guerra Mundial. Un precedente realmente inquietante. Pero a finales del XIX no hubo ninguna guerra mundial, ni nada que se le asemeje. Es más, las grandes potencias se repartieron el continente africano, evitando el enfrentamiento entre ellas, gracias a “La Conferencia de Berlín”, entre 1884 y 1885. Además, el Imperio Británico, primera potencia en aquel momento, insistió mucho en pacificar la Guerra Ruso-Otomana, que se intuía como un posible desencadenante de una guerra mucho más grave en el viejo continente.

 

LONG DEPRESSION.-

Lo que ocurrió en el XIX es que la crisis económica de entonces, tuvo tal continuidad en el tiempo, que ha pasado a la historia con el apelativo de la “Long Depression”, la larga depresión. De hecho sus efectos se prolongaron mucho más allá de la cuadratura entre Urano y Plutón de la época (la cuadratura entre Urano y Plutón influyó entre el año 1873 y el año 1884). No en vano, los historiadores sitúan la Long Depression entre 1873 y 1896. Es decir, sus efectos se prolongaron en algo más de una década, tras concluir la influencia de la cuadratura Urano-Plutón por aquel entonces.

Como decía, sobre esto aun no había comentado nada, porque sé que probablemente nadie más lo hará en el mundo de la astrología, y tampoco quisiera desmoralizar a la gente que, como es mi caso, se encuentran en situación de desempleo, con este tipo de teorías. Y que echen la toalla por pensar que esta crisis se puede prolongar hasta el año 2030, aproximadamente. Porque siempre hay que tener presente que me puedo equivocar, y que en todas las depresiones económicas siempre hay gente que ha podido encontrar empleo. O valientes que han abierto un negocio, y que les ha ido bien. Incluso los hay que se han enriquecido en tiempos de crisis.

Porque además, con Long Depression y todo, la economía siguió adelante a finales del XIX, con su Revolución Industrial y sus positivas consecuencias en forma de avances en ciencia y tecnología. Algo que recuerda, de algún modo, a la revolución tecnológica que estamos presenciando en la actualidad gracias a internet, a los móviles, y a la informática en general.

Pero si entonces, los trabajadores del campo tuvieron que trasladarse a la ciudad y a sus fábricas, quizás en nuestros días se haga necesario una nueva movilidad hacia nuevos tipos de trabajo. ¿Quizás en un entorno virtual, trabajando desde casa? En cualquier caso, como todo cambio, la transición puede ser complicada.

 

MÁS ALLÁ DEL 2020.-

No obstante, quiero aclarar una cosa. Hasta ahora había comentado que entre el 2017 y el 2018 podría darse un importante momento de recesión, y que sobre el 2020/21 interpreto que se daría una nueva situación delicada a nivel económico. Tras la cual se iniciaría, de verdad, la recuperación económica de la que tanto hablan los políticos antes de las elecciones de turno.

Sigo diciendo lo mismo, lo que añado ahora es que, durante la siguiente década, esta recuperación se verá aun salpicada de nuevos momentos de crisis. Y que de algún modo, esto puede hacer a los historiadores del futuro enmarcar la siguiente década en el período de crisis actual. Como ocurrió con la cuadratura de finales del XIX. Con la que después de 1884, aun se dieron momentos de crisis económica, como en 1893.

En qué fechas podrían darse esas crisis después del año 2020, aun no lo he analizado. Ya habrá tiempo de hacerlo. De momento, aconsejaría no hacer ni puñetero caso de las voces, interesadas o no, que anuncian la recuperación. Y por tanto, actuar en consecuencia. 

 

MATTHEW LYNN.-

En el mundo de la astrología no conozco a nadie más que hable de la Long Depression, comparándola con el momento actual. Así y todo, no soy el único que lo hace, un escritor británico, Matthew Lynn, ha escrito un libro que ha titulado “The Long Depression: The Slump of 2008 to 2031”. En castellano, “La Larga Depresión: El desplome de 2008 a 2031”. Obra en la que aborda los paralelismos entre el momento actual y la crisis de finales del XIX. No lo he leído, pero desde luego me gustaría hacerlo. Espero poder encontrarlo traducido al español. 

Matthew Lynn

Los mercados bursátiles y la astrología

bolsa-de-valores

Llevo varios meses observando el comportamiento de los mercados, en comparación con los movimientos planetarios. Y creo haber sacado alguna interesante conclusión. Para intentar demostrarlo voy a ofrecer las fechas en que, durante los próximos dos meses, los mercados financieros registrarán una mayor actividad. Tanto a nivel de beneficios, como de pérdidas.

Está claro que, dada la situación internacional, es lógico que pueda existir el nerviosismo que deduzco en los mercados para el mes de septiembre. Por eso hablaré también del mes de octubre, en el que considero puede existir un contraste. Al ser la tendencia general en octubre, en mi opinión, la de los números verdes y las ganancias.

 

SEPTIEMBRE.-

Sin más preámbulos, comentaré que durante los primeros 20 días del mes de septiembre puede existir mucho nerviosismo en los mercados. Como digo, parece lógico, teniendo en cuenta la situación en Ucrania, o en Oriente Medio.

La única salvedad a este nerviosismo entiendo que podría darse el día 4. En el que, por tanto, podríamos pensar en una cierta mejoría en los mercados. Aunque si realmente se produce dicha mejoría, pienso que sería algo muy leve.

Lo que me parece más claro es que las fechas más problemáticas, en que los valores en los mercados deberían resentirse, según mi interpretación, serán las de los días: 5, 8, 9, 10, 12, 15 y 18 de septiembre. Pienso que especialmente los días 10 y 12 de septiembre. Fechas en las que, insisto, los valores en la bolsa bajarían claramente, según mi interpretación.

En los últimos 10 días del mes no encuentro indicadores claros que permitan discernir si en la bolsa se darán beneficios o pérdidas. Pero parece lógico pensar que la inestabilidad de los primeros 20 días de septiembre irá menguando.

 

OCTUBRE.-

En octubre, sin embargo, está inestabilidad considero que desaparecerá durante prácticamente todo el mes. La tendencia general aquí será la de las subidas en los valores, la de los números verdes. A pesar de que octubre suele ser un mes en el que se han dado las grandes crisis económicas, a lo largo de la historia, en el 2014 no será así. Siempre, desde mi interpretación.

Sin embargo, dentro de esta tónica general a los números verdes, se darán momentos de un leve repunte en la inestabilidad. En días como el 6, el 8, el 20 y el 23. Días en que la subida no será tan clara, o en el que incluso podría darse una bajada en los índices bursátiles.

Así y todo, los días en que la bolsa podría llegar a caer, ya más claramente, serían el 29 y el 31 de octubre. Fechas en las que retornaría la inestabilidad a los mercados. 

 

SUGERENCIA.-

Por tanto, a las personas que invierten en bolsa, o que simplemente sienten curiosidad, y les gustaría saber qué fechas apunto en relación con meses posteriores, les sugiero un donativo de 5€ por cada mes del que quieran conocer mi interpretación. Con los días en que interpreto podrían subir o bajar las bolsas en dicho mes.

No obstante, aclarar que el sistema que aplico es a nivel de tendencias en general. Es decir, no me pregunten por los valores de las acciones de una empresa en concreto. Ni esperen tampoco un informe extenso, con explicaciones astrológicas del por qué apunto los días que apunto. Tan solo les indicaría los días más importantes a mi juicio, del mes por el que me pregunten, y lo que pienso que va a suceder en los mercados en esos días, a nivel general. Y eso puede escribirse en unos pocos párrafos por cada mes, como acabo de hacer aquí con septiembre y octubre.

Pero de momento, observemos qué ocurre en los mercados durante los próximos dos meses. Y que cada cual saque sus propias conclusiones.

 

Fondos Buitres

fondos-buitres-argentina

Carmen Guerrieri Anderson me sugirió hace semanas, vía facebook, abordar la cuestión de los llamados fondos buitre en Argentina. Le planteé algunas preguntas, y me expuso una serie de fechas, de acontecimientos, de nombres de Presidentes, etc. El tema es realmente interesante, y no solo para Argentina. En el mundo actual, globalizado, ningún acontecimiento es algo aislado que afecte sólo a un país.

Pero quizás sería demasiado atrevido por mi parte intentar ir muy al detalle, pues no estoy familiarizado con la actualidad del país hermano. Y ni mucho menos soy un experto en historia. Tan solo un aficionado.

Lo que humildemente puedo aportar, en mi opinión, en realidad ya lo comenté en una entrada que le dediqué a la influencia de las cuadraturas Urano-Plutón en la historia de la Argentina. Así como en la entrada que dediqué a la teoría de una posible importante recesión económica en el año 2017. Recesión a nivel mundial, no sólo en Argentina. Aprovecho para apuntar que no descarto que esa recesión pueda darse en los primeros meses del año 2018.

 

TEORÍA DE LOS SEIS GRADOS.-

Dicho lo cual, en mi anterior artículo sobre Argentina, apuntado en el párrafo anterior, me quedé sin comentar cierta cuestión porque quise evitar tergiversaciones. Así que, antes de exponer mi explicación, quiero que quede bien claro que, evidentemente, no estoy comparando el actual gobierno argentino con la Alemania de los años 30. Que son dos países muy diferentes, con políticas muy diferentes, con una historia muy diferente, etcétera, etcétera. Lo que voy a intentar explicar a continuación es que, ante unas posiciones planetarias parecidas, se dieron situaciones económicas complicadas en ambos países. Lo subrayo para que quede bien claro, económicas, no políticas.

Bien, para los que no estén familiarizados con mi teoría de los Seis Grados, diré que cuando Urano se sitúa a unos 6º de la cuadratura con Plutón, suelen estallar las crisis económicas. Pero antes, con la primera tensión de Saturno sobre Plutón se da como un primer aviso, un primer caso aislado en un país determinado, como preludio de lo que sucederá después, cuando Urano se situé en los comentados 6º de la cuadratura con Plutón, y que afectará, en menor o mayor medida, a todos los países del mundo.

Dicho esquemáticamente, para intentar que quede más claro:

1923 → Saturno en tensión con Plutón → en Alemania estalla la hiperinflación.

1929 → Urano a 6º de la cuadratura con Plutón → El Crack del 29.

 

2001 → Saturno en tensión con Plutón → La crisis del corralito en la Argentina.

2008 → Urano a 6º de la cuadratura con Plutón → La caída de Lehman Brothers desencadena el inicio de la actual crisis económica, de cuyas consecuencias seremos realmente conscientes sobre el año 2020. 

 

2017/18 Y 2020, FECHAS CLAVE.-

Se ha hablado mucho del “milagro alemán” en los años 30. Que se dedicaron a hacer autopistas, a potenciar la industria, y que todo esto, sumado a otras muchas medidas, ayudó a reducir las tasas de paro, que eran elevadas. Pero también he leído, si no es así que me corrijan personas mejor informadas, que el crecimiento alemán en aquella época también se debió a que decidieron no pagar su deuda externa. El caso es que esto, repito, si realmente es así, parece recordar a políticas económicas recientes en la Argentina, en el sentido de aplazar el pago de la deuda. En suma, otro paralelismo curioso, entre dos países muy distintos y en dos épocas muy distintas, pero con unas configuraciones planetarias similares.

Desconozco si en Alemania se dio algún acontecimiento preocupante en lo económico, algunos años antes de la Recesión del año 1937. De todas formas, con las recientes visitas de los presidentes ruso y chino a la Argentina, intuyo que han debido de proporcionar ayuda económica, con la que poder aplazar el problema. Al menos durante algún tiempo. ¿Quizás hasta el 2017/18?

Si, a pesar de que en semanas atrás se ha hablado mucho de los fondos buitre en Argentina, mi idea es que este problema va a ser aplazado. Y que las fechas en que realmente pueden darse problemas en lo económico serán 2017/18 y el 2020. Y no solo en Argentina, a nivel mundial.

 

INFLUENCIA EXTRANJERA.-

Lo cierto es que, como dije en mi anterior entrada sobre Argentina, con cada cuadratura entre Urano y Plutón, el país recibe algún tipo de influencia desde el extranjero, que perdurará durante las siguientes décadas. En la de finales del siglo XIX, se trató de la influencia del Imperio Británico, con ideas liberales, muy relacionadas con Urano. Con la de los años 30, se dejan atrás las ideas de democracia liberal anglosajonas, y se sustituyen por ideas más en línea con las políticas que se practicaban en aquel momento desde Italia, debido a la admiración que, por lo visto, sentía el General Uriburu por Mussolini. Ideas que recuerdan al extremismo de Plutón.

En la actualidad, da la impresión de que lo que está claro no es el aliado, sino el rival, los Estados Unidos, y el mundo anglosajón en general. Así que se pacta con China, con Rusia, con Venezuela, y supongo que también con Irán.

Si el Gobierno Argentino me pidiese opinión, que evidentemente no lo hará, le diría que es muy buena idea unir fuerzas con Venezuela, Ecuador, Bolivia, etc. Pero que convendría fomentar esta unión con toda Latinoamérica, sin excepción. Y que a nivel internacional, los intereses de cada país latinoamericano fuesen los intereses de todos y cada uno de ellos. Parece bastante lógico el pensar que esto es lo más adecuado, astrología al margen.

Pero volviendo a la astrología, y a la rivalidad con los Estados Unidos, me parece una apuesta un tanto arriesgada. Porque, en contra de lo que dicen muchos, no creo en esa historia de que China será la primera potencia mundial en los próximos años, y que los Estados Unidos se encuentran al borde del desastre.

¿Por qué? Por otra de las ideas que vengo repitiendo en mis entradas. Las grandes transformaciones históricas no se dan con el ciclo entre Urano y Plutón en su primera fase, que es en la que se encuentra en la actualidad.

Me explico… Urano y Plutón se encontraron en conjunción durante los años 60 del siglo pasado. Y la primera fase de su ciclo va de la conjunción hasta la oposición que se dará a mediados del actual siglo XXI. Por tanto, hasta dicha oposición, en mi opinión, no podrá darse ningún cambio en cuanto a qué país es el que ejercerá como primera potencia mundial. Eso, como mínimo. Quizás en la segunda mitad del siglo pueda darse ese cambio de liderazgo. Pero antes, lo dudo mucho.

 

UN TANGO.-

En definitiva, que el siglo XXI puede ser tan cambalache, problemático y febril como lo fue el XX. Da la impresión, como lo daba entonces, que cualquiera es un señor, cualquiera es un ladrón. Es lo mismo el que labura, todo el día como un buey, que el que vive de los otros, que el que mata, que el que cura, o está fuera de la ley. No hay aplazaos, ni escalafón, los inmorales nos han igualao.

No, no se me ha ido la pinza, es un tango. Un maravilloso tango de Enrique Santos Discépulo, que escribió en 1934, bajo la influencia de la anterior cuadratura entre Urano y Plutón, y en la que criticaba la denominada como “década infame” en Argentina. La versión de Serrat me encanta. Os invito a escucharla…

La Recesión del año 2017

 

recesion

 

No sé si resulta habitual decir esto, pero en mis pronósticos cara al futuro creo ahora haberme equivocado en una cuestión. Pues como suele decirse, hasta el mejor escribano echa un borrón. Tengan en cuenta que en realidad no me dedico a esto. Y que en ocasiones el tiempo que puedo dedicarle es escaso, o simplemente nulo. Todo lo cual, son circunstancias que pueden favorecer este tipo de equivocaciones.

La cuestión es que llevo años señalando el siguiente esquema en relación con la actual crisis económica: 2008 inicio, con Urano a 6º de formar cuadratura exacta con Plutón; en 2012 se toca fondo cuando la cuadratura es exacta; 2013-15 leve recuperación económica; y a partir de finales del 2015 se inicia una nueva fase de crisis dentro de la crisis, coincidiendo con Urano alejándose a 6º de la cuadratura con Plutón.

Bien, sigo estando convencido de que se dará una nueva fase de crisis dentro de la crisis en el futuro. Pero ahora no tengo tan claro que esto se dé a finales del 2015. Puede que a partir de entonces se vaya vislumbrando cada vez más claramente esta inquietante posibilidad. Y pienso que es muy posible que surjan muchas inquietudes y dudas en el año 2016. Pero cuando realmente se percibirán sus efectos considero que será sobre el año 2017, en forma de una recesión. Una recesión que considero podría guardar paralelismos con la del año 1937.

 

EL POR QUÉ ASTROLÓGICO.

Pues para decir todo esto me baso en lo sucedido durante la crisis de los años 30. Que como sabéis, coincidió con la anterior cuadratura entre Urano y Plutón. La que precede a la que se da en el momento actual.

En aquel entonces, Urano empezó a alejarse a unos 6º de la cuadratura exacta con Plutón en el año 1935, de forma similar a lo que sucederá a finales del 2015. Pero fueron unas políticas equivocadas, en forma de un segundo New Deal aprobado en el año 36, las que llevaron a la recesión en el 37.

El caso es que, entre el año 1935 y 1937, Urano se mantuvo a unos 6º de la cuadratura a Plutón. De ahí, deduzco, puede nacer mi error. Debí de observar que en el 37, con la recesión de entonces, se daba la separación de los 6º. Y trasladándolo al futuro, la primera vez que eso ocurre se da a finales del 2015. Pero lo que parece sugerir la experiencia de los años 30, es que la recesión llegará sobre el momento final de esta influencia. Es decir, más bien en el año 2017. Lo cual no significa, como digo, que entre finales del 2015 y el 2016 no pueda percibirse cada vez como más inevitable esta nueva fase de la crisis. Con el consiguiente nerviosismo en los mercados que puede deducirse de todo ello.

Espero, insisto, sepan disculpar mi precipitación y torpeza. De todas formas, se dé en el 2015 o en el 2017, lo realmente importante es ¿qué sucederá?

 

¿QUÉ SUCEDERÁ SOBRE EL 2017?

Y a eso no puedo contestar. No tengo conocimientos en economía para atreverme a contestar esta pregunta. Por lo que invito a otras personas que si los tengan, y les apetezca, a que hagan sus aportaciones en este sentido en esta misma entrada de blog.

Si acaso, tan solo puedo especular con cuestiones como la deuda de algunos países. Como la de los Estados Unidos, o la de la misma España. Con la posibilidad de un crack bursátil, una guerra, una catástrofe natural… vaya usted a saber. Lo único que puedo afirmar, como aficionado a la astrología, es que en 1937, con una configuración planetaria en la que encuentro similitudes a la del 2017, se dio una recesión económica. Sobre todo en los Estados Unidos. Y eso es lo que creo podría darse sobre el año 2017. Pronóstico en el que espero equivocarme, por el bien de todos.

 

Crisis económica mundial

Nota publicada en facebook el 5 de abril de 2012…

Ya en el 2003 empecé a comentar la posibilidad de una crisis económica a partir del 2008. A finales del 2007, y a principios del mencionado 2008, hablé insistentemente sobre la posibilidad de dicha crisis, advirtiendo de las configuraciones astrológicas sobre el mes de octubre, que a mi juicio eran muy preocupantes. Estas reflexiones las lancé en mi web, y en un foro especializado en astromundial, del que por entonces era asiduo… Lehman Brothers quebró a mediados de septiembre del 2008, y la posibilidad de una crisis financiera mundial sin precedentes se hizo evidente en el mes de octubre.

Poco después, a principios del 2009, hice un análisis de las crisis económicas a lo largo de la historia, y de las configuraciones astrológicas con las que coincidieron. Y basándome en ellas, me aventuré en dicho artículo a señalar la posibilidad de que la crisis actual llegase a tocar fondo en el presente año 2012, seguida de cierta recuperación económica entre el 2013 y el 2014, un nuevo bache en el 2015, y una salida a este proceso histórico en el 2020. Momento en el que, interpreto, se adoptará un nuevo marco económico que nos regirá durante décadas. Quizás más basado en el respeto al medio ambiente, en el reciclaje, y por supuesto en los avances científicos y tecnológicos que nos aguardan, y los que ya presiden nuestras vidas.

Así que me ha parecido interesante recuperar este artículo publicado en el 2009, exponiéndolo de nuevo en mi web. Es cierto que puede verse también desde el pdf que ofrezco con mis pronósticos centrados en el 2010. Pero creo que, al volverle a dar formato web, resultará más visible para las personas que tengan la amabilidad de visitar mi página en internet. La dirección, en concreto, desde la que pueden acceder al artículo es: http://www.astromundial.webcindario.com/Crisis/estudio_crisis_historia.html

Añadir que quizás nuevamente se sitúe sobre el mes de octubre el momento más intenso, durante el presente 2012. Lo cual puede hacer referencia a la crisis, pero no debemos olvidar asuntos como el de Irán; o como la cierta inestabilidad que se percibe en el gobierno y la economía chinas, a pesar de que en los medios me da la sensación de que nos quieran vender la idea, no entiendo muy bien por qué, de que esa economía marcha “viento en popa”, cuando su excesiva dependencia de Estados Unidos y de Europa la hace, a mi juicio, muy vulnerable ante la actual crisis económica.

Sin olvidarnos de Corea; o del integrismo islámico, que no olvidemos marcó el inicio de este convulso proceso histórico en el que vivimos, con los terribles acontecimientos del 11S. Es más, quiero insistir en mi pronóstico sobre la posibilidad de que dicho integrismo se haga con el poder en algún país árabe de especial relevancia, como señalé en mis pronósticos para el 2012 (A 22 de agosto de 2012: Predicción que se ha cumplido en Egipto y otros países).

Y no quisiera concluir esta pequeña nota, sin recordar la posibilidad de que conforme nos aproximemos a diciembre de 2012, puedan aumentar las locuras apocalípticas que lleven a muchas personas a cometer barbaridades. Ojalá me equivoque. Pero por favor, no se dejen arrastrar por esas ideas tan absurdas, a poco que se detenga uno a analizarlas. No habrá ningún fin del mundo, por mucho que digan que lo dijeron los mayas. Cuando la realidad es que los mayas no lo dijeron nunca. Y aunque lo dijesen… ¿los mayas están en posesión de la verdad absoluta?, ¿no se equivocaron nunca?

En fin, esas son las ideas que quería recordar sobre el 2012. Espero no aburrirles, insistiendo tanto en ellas. Un saludo.

A %d blogueros les gusta esto: