La conspiración entre el 2023 y el 2026

Supongo que muchos de vosotros conoceréis el famoso ciclo maldito, en relación con los presidentes de los Estados Unidos. Por el cual, cada 20 años fallecía la persona que ostentaba este cargo. Esto fue así hasta el magnicidio de John Fitzgerald Kennedy. Desde entonces, parece que este ciclo ya no funciona. Si bien es cierto que Ronald Reagan sufrió un atentado, que pudo costarle la vida.

Unos, lo achacaron a la maldición de un indio. Otros, pensamos en que puede tener relación con ciclos planetarios. En este sentido, se habló de la conjunción Júpiter-Saturno. Conjunción que, por cierto, se volverá a dar en el 2020.

¿Y si os dijera que en España podemos tener un ciclo parecido? Si, tenéis razón, tal como está el patio, exponer un análisis de este tipo es delicado. Por eso en el título de esta entrada hablo de otra cosa, que también tiene relación con lo que voy a exponer. Porque confío que con las autoridades pase como con la mayoría de las personas, que sólo leen el título. De todas formas, no creo que las autoridades pierdan su precioso tiempo en este blog.

Por si acaso, hablo de un margen de tiempo amplio, entre el 2023 y el 2026. Y también por si acaso, recordaré que el ciclo maldito de los presidentes USA ya no funciona. Por lo que podría pasar lo mismo con lo que voy a explicar. Y no funcionar a partir de ahora. Es más, hoy en día las conspiraciones pienso que son mucho más sutiles y pacíficas.

Además, ¡qué diablos!, hay astrólogos por ahí pronosticando atentados, guerras o independencias que nunca ocurren. Y se quedan tan panchos. Así que empecemos… 

 

CADA 50 AÑOS.-

Como ya he comentado en varias de mis entradas, tengo la impresión de que la España moderna empieza a andar tras la Guerra de Independencia. La que se dio a principios del siglo XIX contra la ocupación napoleónica. La lógica en la que me baso, es que España había sido ocupada, y por tanto, había dejado de existir. Así que al concluir el conflicto, surge un nuevo país, dando nacimiento a la España que ha llegado hasta el día de hoy. Y por eso mismo, a mi juicio, se observa que a partir de ese momento hay varias cuestiones que se repiten de forma cíclica.

Ejemplos de este tipo he dado ya varios. Pero recordaré que cada 40 años cambiamos nuestro sistema de gobierno, o que al inicio de cada siglo surge un político llamado Pablo Iglesias con ideas un tanto radicales para su tiempo. Sí, curiosamente se repite hasta el nombre y apellido.

Pero a lo que iba. En 1819, con José Bonaparte ya expulsado de España, tras la derrota de Napoleón, fallece Carlos IV. A la sazón, padre del entonces Rey de España, Fernando VII. Es cierto que aquí no puede especularse con ninguna conspiración, ya que el fallecimiento fue por causas naturales. Quizás en esa época se diese otro fallecimiento, de otro dirigente. Mis conocimientos en historia son limitados.

El caso es que 51 años más tarde, en 1870, se dio el atentado del entonces Presidente del Gobierno, el General Prim. Atentado al que sobrevivió durante 3 días, hasta que finalmente falleció. Hasta ahora, se nos había dicho que por las heridas causadas. Pero recientes investigaciones sugieren que el Presidente Prim pudo ser estrangulado. Investigaciones que han vuelto a revivir las sospechas de conspiraciones en este episodio de nuestra historia.

Se habla de la masonería, de los anhelos del duque de Montpensier por convertirse en Rey de España, de los republicanos, de los grandes empresarios con intereses en Cuba, etc. Una historia que merecería una gran novela, y una gran película.

51 años más tarde, en 1921, el Presidente Eduardo Dato sufre otro atentado, a manos de un grupo de anarquistas montados en un sidecar, y que abordaron su vehículo oficial ametrallándolo.

Aquí, algunas voces han apuntado también hacia la masonería. Aunque esto no tiene especial mérito en esa época, pues a cada cuestión en que se generase alguna duda, se apuntaba a la masonería. Hay quien dice que, el que Dato crease el Ministerio de Trabajo, fue mal visto por los grandes empresarios. Y lo más lógico, parecería el pensar en que el atentado tuvo algo que ver con las revueltas anarquistas en Cataluña. Pero me llama la atención que la Guerra en Marruecos, que se vivía entonces, fuese reactivada por el Gobierno posterior a su fallecimiento, con nuevos avances y ofensivas. Quizás, no lo sé, el Presidente Dato estaba pensando en firmar la paz, o en algún tipo de acuerdo, de negociación. Y que a las potencias europeas, o a alguna en concreto, no le interesara esa posibilidad.

52 años más tarde, en 1973, se dio un nuevo atentado contra el entonces Presidente de España, el General Luis Carrero Blanco. Al ser más reciente, imagino que al mencionarlo en estas líneas, a algunas personas les vendrá a la mente la imagen de su coche saltando por los aires, en un atentado de ETA. 

General Carrero Blanco

Y aquí me parece muy interesante llamar la atención sobre un curioso dato. El atentado del General Prim fue en su coche o carruaje, una berlina de la época. El del Presidente Dato fue también en su coche oficial. Es decir, los 3 atentados fueron en coche, con los Presidentes en la parte trasera del vehículo, y un chófer al volante. Una simple casualidad, supongo… ¿No? 

En el caso del General Carrero Blanco, ya no se habla tanto de la masonería. De lo que sí se habla, y mucho, es de la CIA, y del secretario de estado norteamericano Henry Kissinger. Los motivos que se apuntan es que Carrero Blanco no quería que España formase parte de la OTAN, o que en Occidente se deseaba una España democrática, sin militares al frente. Pero últimamente, se está especulando también con la idea de que el General Carrero Blanco quería desarrollar una bomba atómica, y que planeaba hacer un ensayo en el entonces Sahara Español. Posibilidad que, parece ser, no era del agrado de los Estados Unidos.

 

EL FUTURO.-

Esta repetición de atentados con motivaciones poco aclaradas, cada 51 o 52 años, me ha hecho pensar en Quirón, planetoide que suele tardar unos 52 años en dar una vuelta completa al Zodíaco. De hecho, en todos estos casos se encontraba en Aries. Salvo en el de Carlos IV, que se encontraba al final de Piscis. Pero ya he comentado que Carlos IV no acaba de encajar del todo con este ciclo, y con las circunstancias que se han dado en el resto de los casos.

En cualquier caso, pronto tendremos a Quirón de nuevo en el signo de Aries, permaneciendo allí durante varios años de la próxima década. El momento más a tener en cuenta, en mi opinión, se daría entre el 2023 y el 2026.

Lo cual no quiere decir que vaya a darse nada de lo que se ha dado en el pasado. Pues creo que ya no se necesitan este tipo de cosas para hacer cambiar de opinión a ningún Presidente. Da la impresión de que, hoy en día, basta con una llamada de la Señora Merkel. O de quien ocupe la presidencia de Alemania en esos años.

O quizás no se trate del Presidente, sino de otra figura política. Pero ya que los americanos presumen tanto de su ciclo presidencial maldito, nosotros no vamos a ser menos, y no contar con otro ciclo similar en el pasado.  

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 3 de noviembre de 2017 en A Nivel General, España. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: