Long Depression

Últimamente, en España, los políticos insisten en hablarnos de raíces vigorosas en la economía, en la luz al final del túnel, en próximas ayudas a los parados, en bajadas de impuestos a la vuelta de la esquina, en que hemos hecho los deberes y ahora toca recoger los frutos. Todo esto, casualmente, con las próximas elecciones cada vez más cerca.

No sé a vosotros, pero a mí todo este argumentario me suena a un cuento para niños. Para tranquilizar a unos niñitos que están llorando y pataleando, y que se les quiere hacer entrar en razón con palabras que entiendan.

O igual no es eso, igual no nos toman por niños, sino por retrasados mentales. En cualquier caso, como ya estoy hasta cierto sitio de ver que los políticos me toman por imbécil, voy a comentar algo que hasta ahora me había guardado. Me lo había guardado porque puedo equivocarme, y no quisiera preocupar tontamente a nadie. Pero expondré los datos, y que cada cual saque sus conclusiones, como gente adulta que somos todos. Aunque los políticos piensen otra cosa. Al menos, esa es la impresión que me dan.

Es cierto que en España ahora mismo hay indicios de una relativa recuperación, muy suave eso sí. Pero esta relativa tranquilidad en lo económico, la interpreto como la calma que precede a la tempestad. Algo así como cuando llega un tsunami en que el mar, poco tiempo antes, aparece sereno, tranquilo, y a un nivel más bajo de lo habitual. Pero de pronto, vemos como se va alzando lentamente en el horizonte una ola inmensa. Y al contemplarla, en su avance implacable, somos conscientes de cuáles pueden ser sus consecuencias… más paro, más desahucios, y algunas “pequeñas” cuestiones más de las que apenas oigo debatir.

Si los bancos vuelven a necesitar ser rescatados, ¿los gobiernos volverán a dárselo? Es más, ¿podrían necesitar dicho rescate países enteros? Pero no me refiero a Irlanda o Portugal, hablo de países como Francia, Italia, la propia España, o incluso los mismísimos Estados Unidos. De hecho, ya se habla de la recesión de Italia, o la del Brasil.

 

CUADRATURA URANO-PLUTÓN.-

Si, quizás son perspectivas demasiado apocalípticas en lo económico. Pero creo interesante tener en cuenta una cuestión histórico-astrológica que nos puede dar más pistas. La cuadratura actual entre Urano y Plutón se asemeja más a la de finales del siglo XIX, que a la de los años 30 del siglo XX. Ya que en el ciclo entre ambos planetas se dan dos cuadraturas. Y tanto en la del siglo XIX, como en la actual, se trata de la primera cuadratura de su ciclo. En esta ocasión, el ciclo se inició con la conjunción entre Urano y Plutón en los años 60 (una conjunción se produce cuando dos o más planetas aparecen juntos en el firmamento, ocupando la misma posición vistos desde la Tierra. De ahí que esto sugiera el inicio de un ciclo).

En los años 30, el desenlace a una década de crisis económica fue, como de todos es sabido, la II Guerra Mundial. Un precedente realmente inquietante. Pero a finales del XIX no hubo ninguna guerra mundial, ni nada que se le asemeje. Es más, las grandes potencias se repartieron el continente africano, evitando el enfrentamiento entre ellas, gracias a “La Conferencia de Berlín”, entre 1884 y 1885. Además, el Imperio Británico, primera potencia en aquel momento, insistió mucho en pacificar la Guerra Ruso-Otomana, que se intuía como un posible desencadenante de una guerra mucho más grave en el viejo continente.

 

LONG DEPRESSION.-

Lo que ocurrió en el XIX es que la crisis económica de entonces, tuvo tal continuidad en el tiempo, que ha pasado a la historia con el apelativo de la “Long Depression”, la larga depresión. De hecho sus efectos se prolongaron mucho más allá de la cuadratura entre Urano y Plutón de la época (la cuadratura entre Urano y Plutón influyó entre el año 1873 y el año 1884). No en vano, los historiadores sitúan la Long Depression entre 1873 y 1896. Es decir, sus efectos se prolongaron en algo más de una década, tras concluir la influencia de la cuadratura Urano-Plutón por aquel entonces.

Como decía, sobre esto aun no había comentado nada, porque sé que probablemente nadie más lo hará en el mundo de la astrología, y tampoco quisiera desmoralizar a la gente que, como es mi caso, se encuentran en situación de desempleo, con este tipo de teorías. Y que echen la toalla por pensar que esta crisis se puede prolongar hasta el año 2030, aproximadamente. Porque siempre hay que tener presente que me puedo equivocar, y que en todas las depresiones económicas siempre hay gente que ha podido encontrar empleo. O valientes que han abierto un negocio, y que les ha ido bien. Incluso los hay que se han enriquecido en tiempos de crisis.

Porque además, con Long Depression y todo, la economía siguió adelante a finales del XIX, con su Revolución Industrial y sus positivas consecuencias en forma de avances en ciencia y tecnología. Algo que recuerda, de algún modo, a la revolución tecnológica que estamos presenciando en la actualidad gracias a internet, a los móviles, y a la informática en general.

Pero si entonces, los trabajadores del campo tuvieron que trasladarse a la ciudad y a sus fábricas, quizás en nuestros días se haga necesario una nueva movilidad hacia nuevos tipos de trabajo. ¿Quizás en un entorno virtual, trabajando desde casa? En cualquier caso, como todo cambio, la transición puede ser complicada.

 

MÁS ALLÁ DEL 2020.-

No obstante, quiero aclarar una cosa. Hasta ahora había comentado que entre el 2017 y el 2018 podría darse un importante momento de recesión, y que sobre el 2020/21 interpreto que se daría una nueva situación delicada a nivel económico. Tras la cual se iniciaría, de verdad, la recuperación económica de la que tanto hablan los políticos antes de las elecciones de turno.

Sigo diciendo lo mismo, lo que añado ahora es que, durante la siguiente década, esta recuperación se verá aun salpicada de nuevos momentos de crisis. Y que de algún modo, esto puede hacer a los historiadores del futuro enmarcar la siguiente década en el período de crisis actual. Como ocurrió con la cuadratura de finales del XIX. Con la que después de 1884, aun se dieron momentos de crisis económica, como en 1893.

En qué fechas podrían darse esas crisis después del año 2020, aun no lo he analizado. Ya habrá tiempo de hacerlo. De momento, aconsejaría no hacer ni puñetero caso de las voces, interesadas o no, que anuncian la recuperación. Y por tanto, actuar en consecuencia. 

 

MATTHEW LYNN.-

En el mundo de la astrología no conozco a nadie más que hable de la Long Depression, comparándola con el momento actual. Así y todo, no soy el único que lo hace, un escritor británico, Matthew Lynn, ha escrito un libro que ha titulado “The Long Depression: The Slump of 2008 to 2031”. En castellano, “La Larga Depresión: El desplome de 2008 a 2031”. Obra en la que aborda los paralelismos entre el momento actual y la crisis de finales del XIX. No lo he leído, pero desde luego me gustaría hacerlo. Espero poder encontrarlo traducido al español. 

Matthew Lynn

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 3 de septiembre de 2014 en Economía. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Hola… interesante tu comentario y comparacion con lo ocurrido a fines del S. 19. Te pregunto, utilizaste alguna fecha determinada? y tambien, utilizaste los datos de la carta sideral o solo la tropical?… Me surge esta pregunta, porque si bien la historia es ciclica, a veces algunos factores hacen que difieran los pronosticos que surgen en ciclos astronomicos/astrologicos similares. Gracias.

    • ¿Qué tal Leah? Utilizo la tropical. No se trata de ninguna fecha en concreto. La cuadratura del siglo XIX se dio entre los años 1873 y 1880. Añadí también el año 1884, porque para mí la tensión Saturno-Plutón, posterior a la cuadratura Urano-Plutón, prolonga los efectos de dicha cuadratura. Como pienso que puede suceder en el año 2020.

      Una cosa que no comenté en mi entrada, y que pienso que conviene puntualizar, es que después de la cuadratura de finales del XIX, se dio una conjunción entre Neptuno y Plutón. Y de ahí quizás se deriva que pudiese prolongarse tanto la crisis económica en aquellas fechas, hasta el año 1896. Ahora bien, en los años 40 no hubo ninguna tensión entre Neptuno y Plutón. Y sin embargo, la crisis económica, de alguna forma, encontró continuidad a través de la II Guerra Mundial. Pero claro, la intervención del Neptuno-Plutón en el siglo XIX me hace dudar. Quizás en esta ocasión no se prolongue tanto, y no se llegue hasta el 2030, limitándose “tan solo” a afectarnos hasta el 2020/21. Desde luego, esperemos que sea lo más corta posible.

      En fin, es un tema interesante que conviene seguir indagando. Espero haber contestado a tu pregunta, aunque sea en forma de nuevos interrogantes. Gracias a ti.

  2. Muito bom. Obrigada pela partilha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: