2016, ¿un nuevo mayo del 68? (Segunda Parte)

graffiti-mayo68Graffiti en mayo del 68: “La economía está herida, ¡que reviente!”

En la anterior entrada de blog, comenté que, en principio, no encontraba ningún aspecto astrológico que explicase del todo la trascendencia histórica de los acontecimientos del mayo francés, en 1968. No obstante, considero importante aclarar que me refería a aspectos de naturaleza tensa, como cuadraturas y oposiciones. Ya que estamos hablando de un acontecimiento marcado por la tensión de una lucha generacional sin precedentes (creo) en la historia.

Señalo esto porque imagino que habrá personas que puedan pensar que el armónico sextil entre Urano y Neptuno, durante los años 60, si reúne los requisitos para ser considerado, de algún modo, una gran influencia planetaria, y que lógicamente pudo influir durante aquel famoso mayo del 68.

De hecho, ya en 1871 hubo un precedente histórico a estos acontecimientos, a través de la llamada Comuna de París. Movimiento revolucionario que gobernó la capital francesa durante los primeros meses del mencionado año 1871. Y esto coincidió, en lo astrológico, con una tensa cuadratura entre Urano y Neptuno. En aquel momento, interpreto que las utopías de Neptuno se intentaron llevar a la práctica de forma quizás un tanto precipitada, rompedora y abrupta, como suele actuar Urano en sus tensiones.

 

SEXTIL URANO-NEPTUNO

En los años 60, en cambio, el aspecto entre Urano y Neptuno era armónico, por lo que no me encaja del todo con un acontecimiento con cierto grado de violencia, como es mayo del 68. Por el contrario, considero que este sextil tuvo una influencia muy llamativa en cuestiones más pacíficas, como en el movimiento hippie, que nos proponía aquello de “haz el amor y no la guerra”. Como también considero que el sextil de los años 60 pudo tener una influencia positiva a nivel creativo. Pues la creatividad puede estar simbolizado por Neptuno. De hecho, no creo decir ninguna barbaridad, si afirmo que en todos los terrenos artísticos los años 60 significaron un antes y un después. De hecho, del sextil entre Urano y Neptuno ya hablé en una entrada que dediqué a los Beatles.

Los años 60 significaron también la aparición de nuevos (Urano) ideales (Neptuno), de una nueva espiritualidad, nuevas políticas, nuevas filosofías, nuevas músicas, nuevas esperanzas, etc. De ahí, a mi modesto entender, que suela definirse esta década con el calificativo de “mágica”. Que también parece encajar con el simbolismo más amable de Neptuno.

Todo este ambiente, lógicamente, debió de facilitar la idealización del mayo francés. Como se ha idealizado también, me atrevería a decir, casi cada cosa que ocurrió en los años 60. Una época que nos evoca, nos crea ensoñación romántica, y lo percibimos todo con una aureola nostálgica y embriagadora de misterio y de fascinación. Al menos, en mi caso, lo percibo un poco de esta forma, y creo que a otras personas también les ocurre algo parecido.

 

URANO-PLUTÓN, EL VERDADERO RESPONSABLE

Pero el aspecto que hizo a tantos estudiantes modélicos de la Sorbona romper los adoquines, y lanzarlos contra los gendarmes, dudo mucho que fuese obra del sextil Urano-Neptuno, con toda su fascinación por los nuevos ideales políticos, o por las nuevas visiones espirituales que llegaban desde Oriente. No, ese afán por romper con lo viejo, como sea, lleva el sello característico de Plutón.

O así lo creo, por eso comentaba que no encontraba ningún aspecto que encajase del todo con el enfrentamiento generacional que se dio en el 68. Pero al constatar que ese año Urano se alejó 6º de la conjunción con Plutón, he interpretado que ese debió de ser el desencadenante. Aunque tal vez no sea así, admito opiniones 🙂

 

EN LA ACTUALIDAD

Por desgracia, o algunos pensarán que por fortuna, en la actualidad no contamos con un sextil entre Urano y Neptuno. Aunque si con un sextil entre Neptuno y Plutón, que también puede favorecer la idealización de los cambios transformadores. Especialmente en momentos históricos como el actual, en los que percibo que se hace cada vez más evidente la necesidad de un cambio a muchos niveles.

Pero en realidad, pienso que la influencia más importante de Neptuno en este momento es otra. Entre finales de los años 80 y los primeros años 90, los cielos fueron presididos por una conjunción entre Urano y Neptuno desde el signo de Capricornio. Y a todos los nacidos en aquellos años, los tránsitos de Urano y Neptuno les están activando dicha conjunción, en estos momentos, y durante los próximos años.

Por un lado, Neptuno se está situando en armónico sextil con la conjunción Urano-Neptuno de los años 80 finales y los primeros 90, y esto puede estar despertando las visiones más románticas, utópicas e idealistas de esta generación. En este sentido, me llama la atención la irrupción de una nueva formación política en España, Podemos. Una nueva formación política en la que, los rostros jóvenes de muchos de sus militantes, me hacen pensar que un buen número de ellos llegaron al mundo con la conjunción entre Urano y Neptuno que comento. Una conjunción, no lo olvidemos, que coincidió con la caída del muro de Berlín, y el desmantelamiento de la Unión Soviética y de su bloque de países comunistas. Ahí es nada.

Y por otra parte, ahora mismo, y durante los próximos años, Urano esta cuadrando la conjunción Urano-Neptuno de los 90. Tránsito del que puede deducirse la necesidad de cambio entre los jóvenes. Y como esa necesidad puede estar facilitando la aparición de situaciones tensas en sus vidas. Como podría ser su participación activa en manifestaciones y protestas.

Toda esta configuración generacional, en definitiva, también me lleva a pensar en la posibilidad de un nuevo mayo del 68 en el año 2016. Año en el que, como ya señalé en la primera parte de este artículo, se darán tensiones que parecen guardar parecido con las de 1968. Entre las que destaqué la separación de Urano respecto al aspecto exacto con Plutón, de unos 6º. El tiempo dará o quitará razones, y se verá si mi interpretación fue o no acertada, o hasta qué punto lo fue. Mientras tanto, queda prohibido prohibir la astrología.

 

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 5 de junio de 2014 en En General, Internacional. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Quise levantar la carta para el mayo/68, pero me quedé a medio camino, no se si levantar el 0 de Aries para París o la diaria del acontecimiento para poder compararla con el 2016, yo si no veo el gráfico no funciono, mirando el gráfico me “entran” mejor los conceptos. Gracias. Enrique

    • No soy historiador, pero creo que nadie puede darte el día, la hora y lugar en que todo empezó de forma exacta. Se suele decir que una protesta estudiantil en Nanterre, el 22 de abril, marcó el inicio. Podríamos aventurar que sobre el mediodía. Pero aun así, otros señalarán el inicio en el día 28 de abril, o ya en mayo, en el día 2. Lo dejo a tu elección 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: