2016, ¿un nuevo mayo del 68?

Cohn-BenditDaniel Cohn-Bendit en el París de mayo del 68

Si uno analiza las configuraciones planetarias del año 1968, no encontrará ninguna que pueda explicar del todo satisfactoriamente mayo del 68, y su trascendencia histórica. Sin embargo, se considera uno de los momentos clave del siglo XX. 

Si acaso, encontrará una cuadratura Júpiter-Neptuno, en la que podría interpretarse cierta relación con el mencionado acontecimiento histórico. Sin embargo, una tensión entre Júpiter y Neptuno es un aspecto que se repite con relativa frecuencia. Y por tanto, no parece poder servir para explicar la trascendencia de este acontecimiento.

Llama también la atención el quincuncio entre Saturno y Neptuno, que también puede encajar con lo que buscamos, pues las tensiones entre ambos planetas han marcado los momentos más importantes de los movimientos de izquierda durante el siglo XX. Así y todo, aquí se trató de un quincuncio. El cual, en teoría, tiene una influencia leve que se manifiesta de forma menos clara de lo que ocurre con las cuadraturas u oposiciones.

Podríamos explicarlo también señalando que la suma de ambas influencias, en un mismo momento, es lo que le otorgó a mayo del 68 su relevancia histórica. Tal vez, pero como ya he dicho antes, las tensiones entre Júpiter y Neptuno son relativamente frecuentes. Y que coincidan a su vez con una tensión entre Saturno y Neptuno, tampoco parece demasiado infrecuente. En conclusión, no acaba de convencerme la idea de que la suma de un quincuncio y de una cuadratura Júpiter-Neptuno diesen como resultado mayo del 68.

 

¿Y QUÉ PUEDE EXPLICARLO?

Modestamente, mi teoría de los Seis Grados quizás pueda ofrecernos una explicación un poco más convincente.

Si a lo dicho anteriormente, Júpiter cuadratura Neptuno y Saturno quincuncio Neptuno, le sumamos que Urano se alejaba a 6º de la conjunción exacta con Plutón en el año 68, podríamos interpretarlo como el aspecto que acabó por dar a los acontecimientos de mayo del 68 la importancia histórica que finalmente tuvieron.

En innumerables ocasiones en este blog me he referido a la importancia que otorgo a esta separación de seis grados en la actual cuadratura entre Urano y Plutón, ofreciendo datos históricos que en mi opinión parecen avalar esta idea, así que hoy prefiero no entrar en ninguna explicación en este sentido. Lo que creo interesante comentar ahora es que las configuraciones planetarias en el 2016 las encuentro muy parecidas a las de 1968.

 

EL PARECIDO ASTROLÓGICO DEL 2016 CON 1968 

En primer lugar, porque en ambas fechas Urano se aleja unos 6º del aspecto exacto con Plutón. En segundo lugar, porque si en el 68 se dio un quincuncio entre Saturno y Neptuno, en el año 2016 tendremos un aspecto tenso, posiblemente, más influyente entre ambos, la cuadratura. Y en tercer lugar, porque tanto en el 68 como en el 2016 se da una tensión entre Júpiter y Neptuno.

Téngase en cuenta que a Neptuno, desde la astromundial, se le asocia con las ideas socialistas y con las utopías. De ahí que al ser activado por Júpiter y Saturno pueda dar píe a manifestaciones de estudiantes, obreros e intelectuales, como sucediese en el 68. No obstante, hay que decir también que, desde la caída del muro de Berlín, los ciclos de Júpiter y Saturno con Neptuno parecen poner más el acento en el mundo islámico. De ahí que recientemente haya mencionado la posibilidad de tensiones con Irán, en relación con la cuadratura entre Saturno y Neptuno. Cuadratura que empezará a formarse a finales del presente año 2014, y perdurará hasta finales del año 2016. 

Pero además de la posibilidad de problemas con Irán, también podría tratarse de una nueva Primavera Árabe, o incluso de grupos fundamentalistas cada vez más fuertes en el norte de África.

Así y todo, en la coyuntura actual, no parece descartable pensar en grandes manifestaciones promovidas por partidos y movimientos a la izquierda, en algún importante país occidental, o incluso en varios. De hecho, no es necesario esperar hasta el 2016, ayer mismo, en España, las calles fueron tomadas por manifestantes que pedían la instauración de la III República.

Por tanto, centrándonos en España, sospecho que estos mismos manifestantes, que piden un referéndum para elegir entre república y monarquía, podrían volver a aparecer, con más fuerza, en el año 2016. Ya sea o no éste el motivo que les lleve a protestar en las calles.

En cualquier caso, a todos los bohemios nos hubiese gustado presenciar mayo del 68… así que quizás tengamos una segunda oportunidad en la que ser realistas, y pedir lo imposible. 

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 3 de junio de 2014 en En General, Internacional. Añade a favoritos el enlace permanente. 1 comentario.

  1. Yo adscribo a una movida en España por la III república, creo que el pueblo y básicamente los jóvenes quieren cambios radicales y profundos y la monarquía es lo más vetusto en pleno siglo XXi y sobre todo que fué puesta por Franco de manera nada democrática. Habrá que hacer cambios trascendentes en la Carta Magana española, pues fué redactada como herencia por el caudillo, para seguir sojuzgando desde la tumba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: