Urano-Plutón y el miedo al futuro

superar-el-miedo

Creo que todos ustedes ya se habrán dado cuenta de que, tras el eclipse de Luna del pasado día 15 de abril, el mundo sigue ahí, en pie, tan campante. O de que los mayas no se referían al fin del mundo cuando hablaban del 2012. O que con todos los fines del mundo anunciados por los intérpretes de Nostradamus, da la sensación que no tienen otra cosa mejor que hacer que anunciarnos el Armagedón en nuestros días cada dos por tres.

No sé si San Malaquías hablaba del fin de la Iglesia, ni me importa demasiado. Pero empiezo a pensar que no habrá ninguna gran guerra que acabe con la Roma de nuestros tiempos; que el cambio climático no destruirá nuestras ciudades costeras, así de repente, de un día para otro; que la guerra mundial, de la que muchos se jactan en vociferar, durante las próximas décadas al menos, no llegará más que en sus mentes apocalípticas; y un largo etcétera, para qué seguir.

Lo que sí que llegará a nuestros días es el miedo, el miedo al futuro. Pues eso mismo es lo que han simbolizado siempre, a lo largo de la historia, las cuadraturas entre Urano y Plutón. Basta echar una ojeada a cualquier periódico, de cualquier día, en cualquier país. El miedo a los atentados terroristas, bajo el sello del fundamentalismo islámico; el miedo a los efectos del cambio climático, una teoría científica que, probablemente sea cierta, pero me llama la atención el hecho de que la hemos aceptado casi como si se tratase de un nuevo dogma de fe religioso. O el miedo a la proliferación de armamento nuclear, en países poco recomendables, bajo el prisma occidental, claro está.

Pero si hay un miedo que me causa especial estupefacción, es el llamado miedo a la “amenaza demográfica”… ¿Para quién puede representar una amenaza el nacimiento de un niño? ¿Acaso una nueva vida humana no nos causa ya ninguna alegría, ni nos recuerde el milagro de la vida, ni nos transmite esperanza alguna?, ¿ahora también nos dan miedo los niños?.

Pero hay muchos más, como el miedo al agotamiento de los recursos energéticos; o el miedo a las pandemias, a las plagas, a los virus. O como no, el miedo a la crisis económica y sus consecuencias sobre nuestras vidas en forma de desempleo, desahucios, etc.

En definitiva, somos una sociedad paralizada y atormentada por el miedo, con una infinidad de fobias y obsesiones que nos atormentan hasta tumbarnos en el diván del psicoanalista; o bajo adicciones de todo tipo; o bajo las redes de sectas milenaristas que nos prometen la salvación, y nos apremian a seguirles, ya que como siempre han hecho todos estos grupos, afirman que el fin está próximo.

Pues como he comentado varias veces, las cuadraturas entre Urano y Plutón, como la actual, ya sea en la primera o en la segunda fase de su ciclo, coinciden con momentos de mucha precaución y miedo a las consecuencias, a nivel mundial, de un gran conflicto bélico. Esto mismo es lo que sucedió con la anterior cuadratura entre Urano y Plutón más parecida a la actual, la de finales del siglo XIX. Ya que en ambos casos se trata de la primera cuadratura en el ciclo entre ambos planetas. La que se da entre la conjunción y la oposición. O para entenderlo mejor, sería algo así como la fase creciente de la Luna.

 

LOS PRECEDENTES.-

Dicho lo cual, dicha cuadratura a finales del XIX, coincidió en el tiempo con una guerra entre Rusia y el Imperio Otomano, frenada sobre todo por la intermediación de la gran potencia mundial en aquella época, el Imperio Británico. El motivo de esta intervención, para forzar un tratado de paz con el que se lograse poner fin a este enfrentamiento armado, fue el miedo a una mayor globalización del conflicto, debido a la posibilidad de que tomasen parte en la guerra otras grandes potencias de entonces, como el Imperio Austro-Húngaro. Todo lo cual, curiosamente, parece recordar vagamente a la actual situación en Ucrania.

Además, a los grandes dirigentes mundiales, les inquietaba el hecho de la modernización armamentística fruto de la Revolución Industrial. Había un mayor número de armas, con un poder destructivo cada vez más grande. Y una gran guerra, entre las grandes potencias mundiales de aquella época, se vislumbraba como algo demasiado peligroso, que podría llegar a variar el orden internacional, como acabaría por suceder unos 40 años más tarde, durante la Primera Guerra Mundial. De la cual, este año se cumplirá el centenario de su inicio. Un miedo a las consecuencias de un conflicto internacional, que parece similar a la situación actual, ¿no creen? Y si, al final hubo una guerra mundial, pero recuerden el dato: unos 40 años más tarde. No en aquel momento, como no sucederá en este.

En este ambiente, es lógico pensar que muchos veían los grandes avances científicos y tecnológicos como obra del mismísimo diablo. Incluso los del genial inventor norteamericano Thomas Alva Edison, con inventos como la bombilla eléctrica que significarían toda una revolución, y un cambio de paradigma.

Pero para muchos, todos estos cambios resultaban desestabilizadores e inquietantes, y se refugiaron entre Biblias y teorías milenaristas, como las del grupo religioso fundado por Charles Taze Russel, bajo el influjo de aquella cuadratura a finales de los años 70 del siglo XIX, y que en el siglo XX serían conocidos como Testigos de Jehová… ¿Teorías milenaristas, nuevos enfoques religiosos? No sé a ustedes, a mi me suena casi a rabiosa actualidad.

En resumen, la humanidad vive, bajo esta configuración astrológica, sumida en el miedo al futuro. Lo subrayo porque quiero hacer notar que Urano simboliza el futuro, y Plutón, bajo la tensión de una cuadratura, es la sensación de impotencia ante lo que se percibe casi como inevitable, es el miedo.

En España, el miedo a la disolución del país y la profunda inestabilidad política, habían llevado al estado a una situación sin salida. Por lo que se tomo la iniciativa de volver a poner al mando del estado a un Borbón, tras el reinado de Amadeo de Saboya y de una breve experiencia republicana, en un alarde de incoherencia e incompetencia difícil de superar por parte de la clase política de aquel momento. La reina Isabel II, que apenas una década antes había sido obligada al trago del exilio, ve como su hijo, Alfonso XII, es nombrado rey de España… Parece recordar vagamente a la situación actual. Me pregunto si también se dieron problemas de corrupción y de desempleo por aquellos años.

Y si te ha parecido interesante esta entrada, y quieres animarme a seguir escribiendo, puedes seguirme en las redes sociales, suscribirte al blog, o incluso invitarme a un café… Anuncios de Astromundial

 

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 19 de abril de 2014 en En General, Internacional. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Interesante
    tema Rocco, mis saludos y respeto

  2. hasta cuando durara este miedo?

  3. Siento decepcionarte, no soy Rocco. Solo un aficionado a la astromundial. Y en cuanto a lo que me pregunta Di, la cuadratura actual entre Urano y Plutón se mantendrá hasta el año 2020. Con dos fases, a mi juicio, que pueden tener cierta intensidad, a finales del 2015, y en el mencionado 2020.
    Aprovecho para agradecer la acogida que ha tenido este post en Venezuela y Argentina. Me ha sorprendido.

  4. muchas gracias 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: