EL ESPIRITU DE LOS 60

Estoy harto de tantas noticias de crisis, de desahucios inhumanos, o de contemplar en la televisión como la carroña del desierto vomita misiles sobre un colegio, al otro lado del mediterráneo. Y creo que este hartazgo es algo que nos pasa ya a todos. Así que he decidido rescatar una entrada que publiqué el 13 de diciembre de 2009, en brujulastral.mifotoblog.com

En dicha entrada hablaba del lado más esperanzador del ciclo entre Urano y Plutón, la titulé: El Espíritu de los 60. Y no sé, creo que en momentos duros como los actuales es conveniente también hablar de cosas más positivas. Espero que os guste…

¿Qué tal amigos?

Quizás ha sido la proximidad con las fechas navideñas, o que el clima invernal invita a la reflexión, o tal vez las amables palabras de Luis y de Regelus han hecho que me venga arriba. El caso es que, quería comentaros, hay una cuestión sobre el ciclo entre Urano y Plutón de la que no hablé en mis pronósticos para el 2010.

Como ya sabéis, hay personas que tienden a ver la botella medio vacía. Y no cesan en su intento de hacernos creer que el mundo se hunde, que no hay remedio, que no tenemos solución, que no habrá un mañana… pero, ¿es esto lo que debe de hacer un astrólogo?, ¿decirle a la gente que ya no hay esperanzas?. Aunque estuviesen en lo cierto, que no lo están, me parece un comportamiento bastante discutible.

Cuando le interpreto a alguien su carta personal, y le hablo de sus puntos débiles, siempre procuro hacerle ver por dónde puede mejorar, cómo interpreto que puede trabajar sus problemas. Le intento indicar cuándo pueden llegar los momentos más difíciles, para que permanezca alerta y preparado; y cuándo llegarán los buenos momentos, que siempre llegan, en los que sus ilusiones tomarán forma, ya sea a través de un amor, de un trabajo, o, sencillamente, de esperanzas.

Y esto, creo, vale también para la astrología mundial. El verdadero fin del mundo llegará cuando los seres humanos no tengan esperanzas. Y puede que, para aquel entonces, arrastren sus pies miles de millones de personas sobre el planeta, pero será un planeta sin alma.

Y todo esto, os preguntaréis, ¿por qué lo digo?. En la década de los 60, tuvo lugar la conjunción Urano-Plutón. Conjunción con la que, ambos planetas, iniciaron su nuevo ciclo. Un ciclo que ha entrado en una nueva, e importante fase, en los últimos años, ya que se encuentran a pocos grados de situarse en cuadratura exacta. Así que, todo lo que se dio inicio en los 60, probablemente, volverá a encontrar su cita con la historia.

Y si, es cierto, los 60 fueron años muy complicados, nadie puede negarlo: Vietnam, la Guerra Fría, la crisis de los misiles cubanos, etc. Pero los que comprendemos que, al estar la botella medio vacía, está también medio llena, tenemos una visión más de conjunto, y eso nos permite recordar también que los 60 fueron, sin duda, los años más mágicos, y dignos de ser vividos, de todo el siglo XX. Fue una época de grandes oradores, inspirados por su altura de miras y por sus grandiosos ideales; fue la época de los hermanos Kennedy, y de sus esperanzas por una convivencia pacífica entre el Este y el Oeste, que décadas más tarde se haría realidad; del Dr. Martin Luther King, y de su sueño, que todos hemos recordado recientemente con la elección del Presidente Obama; de los ecologistas, cuya conciencia empezó a surgir tras divisar en los televisores, por primera vez, la imagen de la Tierra vista desde el espacio; de mayo del 68; de los Beatles; de Bob Dylan; y de tantos y tantos soñadores, que nos hicieron pensar que otro mundo era posible. Nos dieron esperanzas.

Unas se cumplieron, otras no tanto, y otras siguen siendo utopías. Pero Plutón representa las grandes transformaciones, y Urano nos advierte de cambios, de revoluciones. Sin duda va a ser un parto difícil el de la próxima década. Pero ya hay hombres que, con sus palabras, en mitad de toda esta confusión, empiezan a generar, de alguna forma, esa magia que se vivió en los 60, o algo que se le parece. Yo diría que Obama es un buen orador, que la gente ha puesto tantas esperanzas en él porque, dentro de ellos mismos, están todos estos sueños por un mundo mejor y más justo, que el Presidente Obama no ha hecho más que sacar a la luz todas esas inquietudes.

¿Y qué decir de Al Gore?. Con sus defectos y sus virtudes, está removiendo nuestras conciencias, y volviendo a sacar a la palestra ideas como el respeto a la madre naturaleza, a que la Tierra es un ser vivo que hay que preservar para las futuras generaciones. El ecologismo, que nació en los 60, está viviendo una nueva fase de expansión.

Y estoy seguro que, en la próxima década, asistiremos fascinados a discursos solemnes de grandes hombres que nos conmoverán, pues sabrán encarnar de forma brillante las grandes aspiraciones y esperanzas, por un mundo mejor, que habitan dentro de nosotros mismos.

O incluso puede que surjan nuevos artistas, que con sus guitarras y sus canciones pretendan cambiar el mundo, ¿quién sabe?. Quizás los hippies, con sus barbas y sus flores, vuelvan a verse por las calles. En cualquier caso, la próxima década, será también un tiempo para la esperanza y los sueños. Puede que, durante el próximo año, nos invada la impotencia ante noticias de guerras, de atentados, de más crisis. Y diría que hasta en Nochevieja, nada más empezar el año, hay tránsitos duros que sugieren dificultades. Pero, todos esos cambios, harán que salga a la luz, también, el lado más noble del ser humano.

Y bueno, con todo este “mitin” lo que quiero plantear también es que, en el mundo de la astrología, debería abrirse un debate, en el futuro, acerca de las formas y maneras con las que transmitimos nuestras predicciones. Deberían existir, pienso yo, unos acuerdos de mínimos, sobre cómo tratar el tema de una posible guerra mundial. ¿Resulta ético afirmar este tipo de cosas, tajantemente, en un foro o blog de internet abierto a la visita de menores, o de gente influenciable?. Aunque supongo que este tipo de preguntas empezarán a sonar más sobre las conciencias de algunos, si es que la tienen, a partir del 2013, cuando la gente se dé cuenta de que el mundo sigue ahí, en pie, por muchas tonterías que se interpreten sobre Nostradamus, o sobre el calendario maya.

Además, con todo esto, también quería aprovechar para desearos una Feliz Navidad a todos. Y animaros para que os asoméis al nuevo año con esperanza.

 

 

Anuncios

Acerca de astromundial

Interesado por los ciclos de la historia

Publicado el 27 de noviembre de 2012 en En General, Internacional. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: